Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Carta a María Magdalena por San Valentín

Carta a María Magdalena por San Valentín

Rooney Mara en 'María Magdalena'

Universal Pictures Rooney Mara en 'María Magdalena'

Publicidad

diostuitero | Madrid
| 28.02.2018 15:44

Querida Magda,

Aunque llevamos ya más de 2000 años juntos, te quiero como si fuera el primer instante en que te vi. Recuerdo el día que te conocí, eras una chica algo difícil, no en vano dice mi evangelista Lucas que de ti salieron siete demonios. A mí ese rasgo tan tuyo me fascinó: no eras como las aburridas chicas de Galilea, poseías algo especial. Además, ¿quién no tiene malos días? Yo también me había cargado a toda la humanidad con un diluvio y sin embargo la gente me adoraba.

Al principio te parecí un tipo algo sobrado, claro, no todos los días conoces a un chico que dice que es Dios, pero poco a poco las barreras fueron cayendo y nos enamoramos.

Quiero escribirte estas líneas para agradecerte tu comprensión y por haberme perdonado que me largase a la casa de mi Padre casi sin despedirme. Compréndelo, si me descuido me crucifican otra vez, que la gente está muy loca. Tú siempre estuviste ahí, al pie de la cruz, también cuando resucité...y todo para que luego mi Iglesia te pusiese fama de pecadora. Hasta 1969 no rehabilitaron tu memoria los del Vaticano. Es lo que pasa cuando fundas una religión y dejas que te la gestione un club dirigido exclusivamente por hombres.

También quiero darte las gracias por haber comprendido lo mío con mi madre....ya sabes, lo de dejarla embarazada de mí y eso. Era para que se cumpliesen las Sagradas Escrituras. ¡Como pille al guionista!

Por todo esto y mucho más quiero desearte un muy feliz San Valentín. Sí, ya sé que eso de San Valentín es un invento nuestro para sustituir las fiestas paganas de las Lupercales, pero convendrás conmigo en que ésta es mucho mejor. Las Lupercales consistían en desollar perros y cabras y con la piel ensangrentada de los pobres animales se confeccionaban en el momento látigos y cuerdas con los que se azotaba a las mujeres para asegurar la fertilidad.

Parece que no, pero a veces la humanidad avanza (esto no lo voy a decir muy alto).

Me despido ya. Sólo decirte que sí, que es verdad que el Cielo existe. Eres tú.

Publicidad