Liopardo » Diostuitero

@DIOSTUITERO

Baltasar no era negro, el rey mago que cambió de color

Los Reyes Magos no aparecían como tal en la Biblia y esta es la historia de como Baltasar acaba siendo negro.

Los Reyes Magos de Oriente saludan este martes a su llegada a Madrid.

EFE Los Reyes Magos de Oriente saludan este martes a su llegada a Madrid.

Publicidad

Un año más el rey mago Baltasar ha sido el centro de la polémica. En la felicitación navideña del Ayuntamiento de Madrid su majestad sufría el síndrome de Michael Jackson y aparecía con la tez aclarada. Desde el famoso blackface de Gallardón todo han sido disgustos.

¿Era negro el rey Baltasar? Es más, ¿era rey?

De los Reyes Magos solo tenemos noticia en la Biblia en el evangelio de Mateo, los otros evangelistas ni los nombran. Y Mateo no dice que fueran reyes, ni que fueran tres, ni siquiera cómo se llamaban. Eran unos "sabios" o "magos" que venían de Oriente, y punto.

Los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar provienen del apócrifo "Evangelio Armenio de la Infancia", del siglo VI, y es que la Iglesia no acepta los evangelios apócrifos pero bien que los usa a menudo para completar su inconografía.

El título de "Reyes" lo adquirieron en el siglo III, cuando el teólogo Tertuliano los relacionó con el Salmo 72 de la Biblia, que profetiza que "los reyes le ofrecerán presentes".

Al principio no se sabía si los Reyes Magos eran tres, seis, doce o setenta y dos, pero quedó fijado el número de tres, puesto que tres fueron los regalos que le ofrecieron al Niño: Oro, incienso y mirra.

Y porque según la geografía de la época: ¡tres eran los continentes conocidos! Europa ( Melchor), Asia ( Gaspar) y África ( Baltasar).

Salvo alguna excepción, podemos decir que Baltasar se consideraba blanco hasta el siglo XV, y así lo vemos representado en la mayoría de lugares, y fue tras la circunnavegación de África por parte de los portugueses cuando los europeítos se dieron cuenta de que los esclavos etíopes que los romanos trajeron en su día a Europa no eran una excepción, sino que había muchas más personas como ellos, y que una de las "tres razas descendientes de los tres hijos de Noé: Cam, Sem y Jafet" debía por tanto ser negra. Así que comenzaron a pintar al bueno de Baltasar de negro, como símbolo de que no sólo los tres contintentes conocidos, sino también las tres razas conocidas y todos los pueblos de la Tierra adoraban al Señor.

Hasta ese momento el negro era considerado por la Iglesia el color asociado a Satán, el demonio. Pero como vemos, con el gótico el negro se puso de moda.

Problema: entonces llegaron los españoles y ¡descubrieron que había otro continente, América! ¡Y con gentes de otra raza, los indios americanos!

Se propuso entonces ampliar el número de los Reyes Magos y crear un cuarto que representase a este nuevo continente y a estas nuevas gentes, y en algún retablo se puede ver a un cacique con plumas y jabalina de Brasil pero la tradición del tres ( además de que es número divino, empezando por la Trinidad) ya se había impuesto y tres Reyes Magos se quedaron. Además tres son las edades del hombre, siendo asociado Melchor a la ancianidad, Gaspar a la madurez y Baltasar a la juventud ( a esto habría que darle una vuelta, porque ahora los 40 son los nuevos 20 etc).

Todo esto que os he contado de los continentes, las razas y Cristo que lo fundó está muy bien, pero no hagáis caso, porque todo el mundo sabe que, tal y como dijo el Papa emérito, Benedicto XVI en su libro "La Infancia de Jesús", los tres Reyes Magos eran del mismo sitio: andaluces, exactamente de Tarsis ( o Tartesos), región que los historiadores sitúan entre Huelva, Cádiz y Sevilla. Olé.

Publicidad