Liopardo » Diostuitero

Liopardo

666, el número de la bestia

666, el número de la bestia

Tuit de @iarsuaga

twitter.com/iarsuaga Tuit de @iarsuaga

Publicidad

No lo entiendo, en plena Semana Santa y todo el mundo hablando del Anticristo. Y para más INRI, por culpa de un ultracatólico, el presidente de Hazte Oír, al que no se le ocurrió otra cosa mejor que decir que había recibido una llamada perdida del 666. Sí, es un tema que os encanta, el del número de la bestia pero, ¿conocéis su historia? Seguro que os suena que sale en el Apocalipsis y poco más, así que voy a daros una pequeña catequesis sobre el asunto. Para empezar, en el Apocalipsis aparecen dos bestias, no una. En primer lugar aparece una bestia surgida del mar, con diez cuernos y siete cabezas. Era muy espectacular y nos costó una pasta en efectos especiales, pero no es la bestia del 666. La famosa bestia del 666 es una segunda que aparece no del mar, sino de la tierra. Dice la Biblia que esta nueva criatura“tenía dos cuernos como de carnero y hablaba como un dragón. Ejercía todo el poder de la primera bestia en favor de ella, haciendo que la tierra y todos sus habitantes adorasen a la primera bestia.” Realizaba grandes prodigios con los que seducía a los hombres de la tierra. Esa bestia “surgida del abismo” derrotó a  "dos testigos" que había por allí, que nadie sabe quienes eran, tal vez el profeta Elías y algún colega, pero seguro que no eran testigos de Jehová porque no hay quien pueda con ellos, y los mató, y sus cadáveres quedaron expuestos en Jerusalén durante “tres días y medio” ( cifra que se repite mucho en mi libro y que significa tribulación) , al cabo de los cuales “se pusieron en pie y subieron al cielo”, produciéndose un terremoto que derribó la décima parte de la ciudad, Jerusalén, suponemos, pereciendo siete mil personas ( el diez y el siete también se repiten mucho en el Apocalipsis). La bestia hizo también que todos llevasen una marca tatuada en la mano derecha (al ser hechos a imagen y semejanza mía no había zurdos) o en la frente. Y al contrario que ahora, que te pueden expulsar del mercado laboral a causa de los tatuajes, “solo quien llevaba tatuado el nombre de la bestia o la cifra de su nombre podía comprar o vender.” Y atentos porque ahora viene la famosa cifra. Juan, el autor del Apocalipsis, nos propone un reto a continuación: “¿Quién alardea de sabio? El que presuma de inteligente pruebe a descifrar el número de la bestia, que es número humano. El seiscientos sesenta y seis es su cifra.” Lo que le faltaba al género humano. Con lo aficionados que sois a los acertijos, le habéis buscado mil interpretaciones al numerito, que por cierto, viene de 6, el número de la imperfección, por quedarse a las puertas del 7, que representa a los divino. Utilizando el valor simbólico de las cifras se ha dicho que la bestia era Nerón, otros que Domiciano y hay quien dice también que es una fecha. Se le ha adjudicado el papel de Anticristo a más de uno a cuenta del numerito. Por ejemplo, hay quien dijo incluso que era hasta ¡Ronald Reagan! Su nombre era Ronald (seis letras) Wilson ( seis) Reagan (seis) ¡Ahí lo tenéis! Para colmo en algunas versiones del Apocalipsis muy antiguas el número es el 616, cifra que a algunos les conduce a Calígula. Y hay mil teorías más, hay que reconocerle a Juan que os ha tenido y os tiene muy entretenidos con su acertijo. Ahora ya incluso aparece en los móviles de ciertos personajes.

Publicidad