La teoría de los dos diferentes tipos de personalidades A y B describe un patron de comportamientos diferentes y viene desde los años 50. Los individuos con personalidad tipo A, podrían describirse como personas más impacientes, competitivas, ambiciosas, agresivas en los negocios y que les cuesta más relajarse o tomar unas vacaciones.

Mientras que los individuos de personalidad tipo B, por el contrario, son descritos como personas más pacientes, relajadas y fáciles de llevar. Serían menos agresivas en los negocios y con cierta tendencia hacía trabajos creativos o culturales.