Liopardo

Liopardo

Entrevista a Torquemada: "el hereje no sufre, disfruta en la plaza"

Entrevista a Torquemada: "el hereje no sufre, disfruta en la plaza"
Tribunal de la inquisición, Goya
Tribunal de la inquisición, Goya | Wikipedia
Antes de comenzar a trabajar en la Inquisición, ¿usted fue confesor de Juana La Loca? Así es. Aunque nosotros la llamábamos Juana la Loker. Una buena muchacha si no fuera por su tendencia a sacarse las bragas por la cabeza y a imitar al urogallo ibérico a las cuatro de la madrugada. Nos resistíamos a llamarla loker hasta que adoptó a su quincuagésimo sexto gato. Ahí ya no tuvimos más remedio que diagnosticarla como tal. ¿Cómo llegó a ser primer inquisidor general de Castilla y Aragón? Por oposición. La  Inquisición desde su fundación en 1478 no estaba cumpliendo los objetivos pretendidos por los Reyes Católicos, estos miraban los informes y salían caritas rojas y tristes con la sonrisa invertida. Eso es que la cosa no iba bien. Así que estos convocaron la plaza de primer inquisidor general para impulsar la institución, un cargo técnico, no político. Además con contrato fijo y muy bien pagado. Yo por entonces trabajaba de algo que no era de lo mío, así que me dio por opositar. Fueron unos años horribles de estudios e incertidumbre, noches en vela en la biblioteca, café, nervios… Pero al final me saqué la plaza al ser número uno de mi promoción. Vamos, que crearon esa plaza a medida para que la obtuviera usted. Pues sí. ¿Por qué ese interés de los Reyes Católicos en perseguir otros cultos? No sé, quizá el mismo nombre le dé una pista: Reyes CATÓLICOS. No se llamaban “Reyes Tolerantes”, “Reyes Que Cada Uno Haga Lo Que Considere Oportuno Mientras no Haga Daño a los Demás” o “Reyes Amnistía Internacional”. ¿A qué personas persigue principalmente la Inquisición? Bueno, primero comenzamos persiguiendo a conversos que sospechábamos que aún realizaban prácticas judaizantes como ver películas de Woody Allen o monólogos de Senfield. Pero también hemos ido a por moros, herejes y todo aquel que le eche piña a la pizza. ¿Esto último no se sale de la práctica religiosa? Mmm… pues ahora que lo dice sí, pero creo que ya es tarde para sacar de la hoguera a un par de piñapizzistas. Y le seré sincero, ciertamente esta práctica conlleva un odio social que debe ser saciado. La turba pide que ajusticiemos a quien echa piña a la pizza. Y nosotros sólo buscamos la paz social. ¿Cómo saben si una persona es hereje o no? A través de un sencillo interrogatorio. Primero nos llega una denuncia anónima que nos informa de que la persona no es trigo limpio. Entonces vamos a por ella y le hacemos un par de preguntas en nuestras instalaciones. Si el test es negativo vamos a por el trabajo empírico, que es el que nos da la respuesta definitiva… ¿Podría ser más explicito? Por ejemplo, si le preguntamos por las buenas si es hereje y nos dice que no, pues le sometemos a un par de pruebas. Como por ejemplo meterle la mano en agua hirviendo, si sale intacta es que nos decía la verdad, si sale escaldada es que era un hereje. Fácil. También está la prueba de tirarle desde veinte metros de altura. Si sobrevive es que el reo es inocente de los cargos que se le imputan. No es por sacar pecho pero la Inquisición tiene un 100% de acierto. ¿Cuál es su método de tortura preferido? Sin duda, ponerle al reo durante horas un programa de Cárdenas. Ninguno aguanta demasiado y al final todos acaban confesando. Mano de santo. ¿No es un poco bestia todo esto? La Inquisición da al reo la oportunidad de abjurar de sus creencias en los autos de fe, actos públicos con un gran éxito. Llenamos plazas enteras. Las televisiones pagan derechos altísimos por retrasmitirlos en directo. Incluso tenemos problemas con la reventa. Algunos aficionados venden bolígrafos a precios desorbitados y con ellos te regalan una entrada. Pero es cruel e inhumano… Bueno, la inquisición como tribunal eclesiástico  no puede condenar a muerte, aunque se lo deja en bandeja al brazo secular. Aunque le digo una cosa, si la Inquisición no existiera el hereje se extinguiría. Hasta que no les llevamos a la plaza, los herejes viven como marajás. Y, además, el hereje no sufre. Señor Torquemada, ¿está orgulloso de su trabajo? Después de unos años en el cargo puedo presumir de haber extendido la Inquisición a todos los territorios de la Corona. La Inquisición se ha convertido junto a la Liga de fútbol en la única institución común a todos los españoles. Para acabar, hay teorías que dicen que usted mismo podría tener orígenes judíos. Para nada. Según algunos estudios usted proviene de una influyente familia de judíos establecida en Castilla desde hace siglos que decidió convertirse al Cristianismo dos generaciones atrás… No me consta. Tengo aquí una olla con agua hirviendo, ¿hacemos la prueba?

Carlos Langa | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.