Liopardo

Liopardo

Entrevista a Nicolás Maquiavelo: "Me dan ganas de coger "El Príncipe" y metérmelo por el culo"

Entrevista a Nicolás Maquiavelo: "Me dan ganas de coger "El Príncipe" y metérmelo por el culo"
nicolas-maquiavelo.jpg
nicolas-maquiavelo | Liopardo
¿Qué le parece que se use el adjetivo “maquiavélico” para definir a personas que no les importa usar cualquier método para alcanzar sus objetivos? Me parece bien. ¿No cree que es un uso simplista de su pensamiento y que su filosofía es mucho más compleja? Si usted lo dice. Le noto mohíno… Bueno, es que yo creía que era el padre de la ciencia política moderna, que tenía respuesta para todas las estrategias de los gobernantes, pero me he dado cuenta de que no es así. ¿No? ¿Usted ha visto el gobierno en España? ¿La oposición? ¿La política en el resto del mundo? Me dan ganas de coger “El Príncipe”, enrollarlo bien enrollado y metérmelo por el culo. Me han dejado como un principiante. Creo que ya no sé nada de política. Renuncio. Ya que ha sacado a colación su célebre libro “El príncipe”… Así es. Lo tengo metido en el culo. Creía que era una metáfora. Pues se equivoca. ¿Quiere verlo? No, por dios, le creo.  Sigamos. ¿Escribió “El Príncipe” en la cárcel? Cierto. Muchos de los chicos iban al gimnasio. A mí me apetecía también, ya sabe, aprovechar el tiempo en la trena para ponerme tocho y tatuarme algo después. Pero el gimnasio de la cárcel era un lugar peligroso. Territorio de bandas. Estaban los venecianos, los genoveses y los siempre pendencieros napolitanos. Así que alguien refinado de Florencia como yo era un pichón en esa jungla. Por lo que opté por pasar el tiempo en la biblioteca. Y dio como resultado este tratado de política. Le dedica el libro a Lorenzo de Medeci… Bueno, por él me metieron en la trena. Pensé: “le voy a escribir un libro sobre teoría política que se va a quedar babieca…” ¿Cómo? Babieca… de babear, como lelo, bobo, atontado, pazguato… ¿Y se quedó babieca? El que se ha quedado babieca he sido yo con la nueva política, como ya le adelantaba antes. En mi obra hablaba sobre como un gobernante debía actuar. Pero políticos como Rajoy me han dado una lección. Este político ha aportado una nueva estrategia. ¿Cúal? No actuar. Don Mariano sin hacer nada ha visto como sus enemigos caían uno a uno y ha logrado todo lo que se proponía y lo que es más importante: mantiene el poder, que es el objetivo último de todo gobernante. ¿Entonces “El Príncipe” es una obra obsoleta? Bueno, tiene algunas cosas que no están mal. Como el capítulo que enseño a repetir dos veces la misma frase en un discurso… No entiendo… Le suena oír a un político rematar su perorata con un “¡Y vamos a ganar, y vamos a ganar!” o un “váyase señor González, váyase”. Ah, claro. Pues eso lo inventé yo. Pero como le decía,  aunque el libro tiene cosas que no están mal tengo que poner mi obra al día. Proyecto sacar una edición revisada con nuevos capítulos. Nos puede adelantar alguno. Sobre el manejo de la corrupción. He aprendido mucho de Mariano. Por ejemplo, que tienes ladrones en su partido, diga que todavía no les han acusado de nada. Cuando les acusen, échalos y diga que esas personas de las que le hablan ya no son de su partido. ¿No le parece una genialidad? Pues sí. ¿Se ve reflejado en algún personaje de la actualidad? Muchos le comparan a "Frank" Underwood, el protagonista de “House of Cards”. Bueno, tiene algo de mí, no se lo niego, pero con quien más me veo reflejado es con Walter White, de “Breaking Bad”. Ese hombre es el auténtico Maquiavelo del siglo XXI. Me gustaría que Bryan Cranston, el actor que lo interpretó, protagonizará la película… ¿Qué película? La que se hará de mi libro “El Príncipe”. He vendido los derechos a Disney y están montando un musical… será tipo “La La Land”, pero con naves espaciales, dinosaurios y por supuesto sin Ryan Gosling. Me consta que se lo están tomando muy en serio. Vaya, habrá que verla… Y ahora si me disculpa, creo que tengo que ir al hospital. ¿Se encuentra bien? Sí, no se preocupe. Pero me temo que me tienen que sacar una cosa del culo. Me está empezando a doler. Como ve, no siempre el fin justifica los medios.

Carlos Langa | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.