RADIO: Alonso, Alonso… ¡ALONSO! ALONSO: Sí, dime, y no me vuelvas a gritar, joder. RADIO: Lo siento. Pero, ¿quieres hacer el favor de arrancar? Ya lo han hecho todos los pilotos hace más de un minuto. ALONSO: Lo haría. En serio. Pero es que este coche que me habéis dado no tiene motor. RADIO: Bueno, sabemos que no es el mejor de la parrilla, pero haz lo que puedas. Exprímelo a tope, como tú sabes. ALONSO: Igual no me he explicado bien. Digo que este coche no tiene motor, pero literalmente. No sé dónde coño lo habéis puesto. Pero en el coche no está. RADIO: Ay. Es verdad. Tenemos el motor aquí. Espera un momento. Vamos a colocártelo. (El equipo de ingenieros y mecánicos se traslada hasta el punto de salida donde se encuentra el piloto español y arregla lo más rápido que puede el desaguisado) RADIO: Alonso, Alonso… ¡ALONSO! ALONSO: Sí, dime, y te repito por las buenas que no me vuelvas a gritar, joder. RADIO: Lo siento. Pero quieres hacer el favor de arrancar. Ya lo han hecho todos los coches hace más de diez minutos. ALONSO: Lo haría. En serio. Pero es que ahora sólo tengo motor. Me habéis dejado sin carrocería, chasis y ruedas. RADIO: Ay, coño. Es verdad. Tenemos todo aquí en boxes. Espera un momento ahí, no te muevas… ALONSO: No sé cómo podría… RADIO: Vamos a colocarte todo. ALONSO: Me aburro. RADIO: ¿Pero te aburres ahora porque todavía no has podido ni salir y comenzar este Gran Premio o, por el contrario, te aburres así en general con la temporada del equipo? ALONSO: Pues de momento me aburro porque no he podido ni arrancar, pero, oye, sí, también me aburre esta mierda de equipo y temporada. Y esta vida, también me aburre esta vida. RADIO: Sí, la verdad es que esta temporada… ALONSO: Un momento, que por aquí vuelve a pasar Hamilton, ya lleva unas cuantas vueltas… ¡GILIPOLLAS TÚ! (Fernando dedica al piloto inglés una peineta con la mano derecha) Perdona, ¿qué decías? RADIO: Nada, que esta temporada no está saliendo como esperábamos y te habíamos prometido… ALONSO: Un momento, que por aquí vuelve a pasar Vettel… ¡PRINGADO LO SERÁ TU PADRE! (Fernando dedica al alemán una peineta con la mano derecha) Perdona, sigue… RADIO: Nada, que sí, que es una mierda de temporada. ALONSO: Oye, ¿puedo pedir una canción? RADIO: ¿Cómo? ALONSO: Que me aburro. Esto es como una radio. ¿Jugamos? ¿Que si me podéis poner por una canción? RADIO: Ehh… claro. ¿Cuál te gustaría? ALONSO: Pues “These Boots Are Made for Walkin'”. RADIO: Menos sarcasmos, Fernando. ALONSO: No, en serio. Me apetece esa. ¿Puedo dedicarla? RADIO: Sí. ALONSO: A mis seguidores y a mi chica. RADIO: Te la pongo. ALONSO: Eh, eh… espera. Hazlo como en las radio fórmulas, impostando la voz, y todo eso, ya sabes. RADIO: Dios, esto no está pagado. ALONSO: Vamos…

 

RADIO: Y ahora os dejamos con este temazo de Nancy Sinatra… Uauuu… nos la pedía nuestro amigo Fernando, de Asturias, y se la dedica a todos sus seguidores y a su chica. Vamos a caminar hasta que el cuerpo aguante… porque “These Boots Are Made for Walkin'… ¡Distrutadla! ALONSO: Lo has hecho reguleras, pero bueno, te lo acepto. RADIO: Se agradece. ALONSO: Anda. Ya llegan los ingenieros. (Los mecánicos montan el fórmula 1 al completo. Incluso con algunas piezas que estaban esperando de Alemania) RADIO: Bueno, Alonso, ya puedes comenzar la carrera. ALONSO: Le estoy dando. El motor suena, pero el coche no tira. RADIO: Joder, Fernando. (Un señor que pasa por allí mientras pasea, se queda observando un rato al piloto asturiano mientras este intenta arrancar. Al cabo de un rato el señor se decide a intervenir) SEÑOR: Eso va a ser el carburador. Tienes que bombear combustible al motor. Mete primera, suelta embrague y pisa el acelerador varias veces, que bombee, que bombee… ALONSO: Pues oye, ha funcionado. Muchas gracias, caballero. SEÑOR: A mandar. RADIO: Vamos, Alonso. Dale fuerte, aún estamos a tiempo de que el coche te deje tirado en la quinta vuelta. ALONSO: ¡Voy! RADIO: Ojo. Las televisiones conectan con nosotros. Haré que habló rápido. ALONSO: Ok. RADIO: ¡Rdcksn sknksn lkdlkm sflskmc time skjnf kjsnckj, good job, Fernado! FERNANDO: “Good job, Fernando” lo cojones. Hasta los cojones me tenéis (Alonso cree que lo ha pensado, pero no. Lo ha oído todo el Planeta)