Liopardo » Becaria

@BECARIA_

Violencia de género para dummies

Becaria reflexiona sobre el Día Internacional del Hombre y el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Víctima de violencia de género

Pixabay Víctima de violencia de género

Publicidad

Cuando se acerca el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, algunos hombres se ofenden por la existencia de esta jornada reivindicativa y cuestionan: "¿Para cuándo el Día del Hombre?". Pues ya ha pasado, ha tenido lugar el 19 de noviembre, coincidiendo con el Día del Retrete. Una fecha para anotar con rotulador gordo en el calendario, pero de la que luego ninguno se acuerda, al igual que de bajar la tapa cuando mean. Ah, ¿que tú sí la bajas? Bueno, hombre, relax, que entonces esto no va para ti.

Con la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres el 25 de noviembre de cada año, los lloros son parecidos, pero más que para exigir un día equivalente al hombre, se cuestiona la violencia de género o violencia machista. Llámala como quieras, pero no la niegues. Siempre se ofenden quienes más tienen para callar; por algo será. ¿Qué escondes, José Manuel?

Vamos a darle una vuelta a esto de la violencia de género con unos ejemplos corrientes y muy mundanos, porque no es necesario que termine en golpes o asesinato para que la violencia se deba considerar como tal, aunque haya quienes nieguen que un asesinato machista tenga género. Venga, señoras y señores, váyanse con el pin parental a otro arrabal y atiendan a estas sencillas radiografías comprensibles por cualquier persona de desarrollo cognitivo normal:

1. Antonia y Manolito llevan varios años de relación y él cuestiona las horas a las que su mujer llega a casa, le pregunta con quién ha estado, juzga su ropa "de puta", le echa la culpa hasta de que se rompa el microondas por no estar en la cocina como una mujer decente y la amenaza con cambiar la llave de la puerta si para la próxima no llega temprano. Antonia es víctima de violencia psicológica.

2. Laura vive con Juan y ella sospecha que le está siendo infiel. Cuando intenta hablarlo, él, consciente de que lo ha pillado, la llama "loca", "celosa" e "histérica". Ella acaba creyendo que tiene razón y que ha sido una exagerada porque "es muy buen chico" y siempre le dice todo el mundo que qué suerte tiene de compartir vida con un hombre como Juan. Quiere creer que es afortunada por estar a su lado, pero la realidad es que casi no puede entrar en casa por el tamaño de sus cuernos. Laura es víctima de violencia psicológica.

3. Samuel, un carismático señoro de negocios, el poco tiempo que comparte con su novia Leticia lo dedica a recordarle lo gorda que se ha puesto, que está muy fea, que a ver si hace deporte, deja de comer porquería y se arregla, que le da vergüenza salir con ella porque lo desprestigia. Ella lo adora y cree que lo dice por su bien, y porque todas sus revistas de moda y la publicidad de Facebook e Instagram dan la razón a su macho de la caverna. Leticia es víctima de violencia psicológica.

4. Azucena, ama de casa, lleva cuarenta años con Rigoberto, un comerciante jubilado muy reputado en el barrio. De puertas adentro le llama de todo, le parece mal que gaste dinero en ella y amenaza con quitárselo. Le dice que no vale para nada, que no sabe ni fregar los platos, y cuando se emborracha, ella pasa miedo porque se pone violento y

cree que la acabará matando, pero no marcha porque no tiene adónde ir. Azucena es víctima de violencia psicológica y económica.

5. Sandra queda por Tinder con Valeriano, se molan y van a un hotel. Él saca de su mochila unas cuerdas y unas esposas que le pone sin su consentimiento, y aunque ella le dice que no quiere, la fuerza analmente. Sandra, con suerte, acaba yendo a pie al hospital y posteriormente a comisaría con el informe de una hemorragia y desgarro anal por una relación sexual no consentida. Lo que en un principio era un encuentro sexual de mutuo acuerdo, se convirtió en una violación, en una relación sexual no deseada que él no finalizó cuando ella dijo que no. Sandra ha sido forzada sexualmente y Valeriano es un violador.

Llama: 016.

Publicidad