La cuarentena pesa. Llevamos casi mes y medio de confinamiento y creo que es momento de decirlo abiertamente: gente que pincháis música en los balcones, ¡sois muy turras! Desde el inicio de este encierro, muchos tomaron por costumbre poner música para todo el vecindario después del aplauso al personal sanitario y a toda la gente trabajadora de actividades esenciales. Hasta ahí bien. El problema lo tenemos ahora con esos vecinos que son capaces de tirarse más de una hora poniendo música infame y molestando a quienes queremos estar en casa en paz y sin aguantar estiércol pachanguero en mitad de una pandemia mundial. A continuación diseccionaré a estos personajes de balcón con cascos y altavoces que nos está tocando aguantar, y he decidido bautizar como Dj Turras:

DJ Turras Residente on the mix

Es uno de los turras insufribles por excelencia. Se cree que está pinchando en la discoteca Fabrik y ha montado en su balcón una mesa de mezclas con sus focos estroboscópicos. Utiliza de excusa los aplausos para pinchar su música electrónica infame que a nadie le interesa, utilizando el "Resistiré" en versión ‘chunda chunda’ para romper el hielo. Es un nostálgico de Pachá, vive con sus padres y se monta el festival con las luces en casa como si fuese una nave espacial sin tener en cuenta que molesta a siete kilómetros a la redonda.

Dj Turras Tombolero

Es, quizás, el peor tipo de DJ de balcón que nos ha dado la historia del confinamiento. Inicia la fiesta con un aplauso efusivo al que se suman un montón de vecinos y sirve de calentamiento para estar otra hora larga pinchando las canciones pachangueras más turras de la historia de la música, mayormente en español. Los vecinos que tienen la poca vergüenza de bailar en sus ventanas y balcones, lo mismo les da hacerlo al ritmo de los tambores de Safri Duo, King África o con canciones tipo "Europe's living a celebration". Y esto, sin tener en cuenta los miles y miles de muertos que llevamos solo en España. ¿Qué celebrarán con esa música que insulta a cualquiera que no esté sordo? Ahí te das cuenta de que el aplauso sanitario de las 20:00 no es a quienes nos salvan en los hospitales, sino a ellos mismos. Miro a mis vecinos y pienso que son los mismos que me insultan en los comentarios de los periódicos locales en Facebook, y ya tengo más ganas de que acabe el confinamiento por no aguantarlos en mitad del drama pandémico, que por estar encerrada en casa.

Músicos y cantantes confinados con estrella

Dentro del 5°B hay una estrella que desconocías y que el confinamiento ha hecho brillar. Sí, no fallan, y el colmo es cuando alguno se hace viral en redes sociales porque lo compartió una vecina que siempre esquivaba en el portal, y ahora se viene arriba tocando con las puertas de la terraza abiertas todo el día, haciendo eco en el hueco vacío de la piscina. Este tipo de artista desconocido con instrumentos caros desafinados es más típico en urbanizaciones pudientes. No falta en cada manzana algún barítono o músico amateur con una flauta de pan, saxofón, arpa o trombón de varas que ha desempolvado durante el confinamiento y se atreve a dar el Do de pecho o a tocar insistentemente hasta que, por fin, alguien decente toma la iniciativa de llamar a la policía. Que sí, que algunos cantáis o tocáis bien, pero tampoco os flipéis. También podéis probar a hacer pan. Queremos sobrellevar la cuarentena lo mejor posible, no crisparnos más. Gracias.

Dj Turras por la Patria

El Patriota se parece mucho al Dj Pachanguero y, en algunos sitios, pueden encajar en ambas clasificaciones a la vez. El "Dj Turras por la Patria" tiene una playlist que no falla ningún día con el obligado Resistiré, y otros hits patrióticos como "Que viva España" de Manolo Escobar, "Soldados de amor" de Marta Sánchez, la canción para animar a las tropas españolas en 1990 en el Golfo Pérsico y otras glorias de buen vecino español muy español. Este buen compatriota ha rescatado un micrófono de la asociación clandestina que tenía para hacer karaokes en un garaje, y ahora lo utiliza para jalear a los vecinos y que todos se unan al ritual patriótico de la música y el bingo con el vermú en las ventanas los domingos. El vermú español de las 12 a.m. es imperdonable. Cada semana se suma alguna bandera de España en las ventanas colindantes al Dj Turras Patriótico, y si no tienen, también son bienvenidas las banderas de la comunidad autónoma o equipo de fútbol. Se genera un efecto contagio de colegueo nacional. Todo trapo que implique patria, es bienvenido. La bandera republicana o de Moderdonia, ya no mola tanto. Son cuatro turras, pero hacen tanto ruido que parecen cuatrocientos.