Liopardo » Becaria

@BECARIA_

Sitios donde no tener sexo este verano

La becaria nos cuenta situaciones y sitios nada recomendables para tener sexo.

Pareja

Pixabay Pareja

Publicidad

Cuando dio comienzo la pandemia, algunos gobiernos como el argentino recomendaron a sus compatriotas que no tuvieran relaciones sexuales con personas con las que no convivieran y usaran las videollamadas, el sexo virtual y la masturbación para desahogarse. El gobierno español no se metió en nuestra cama ni entre nuestras piernas, lo cual no significa que esta situación nos diera vía libre para tener sexo sin riesgos en lo que a contagiarse de Covid19 se refiere. Este verano es especial, complicado para alternar. Follar durante la pandemia es jugar a la ruleta rusa, pero tampoco nos vamos a quedar de brazos cruzados esperando a que el Espíritu Santo nos bendiga los fluidos. Aun así, dentro del riesgo, hay prácticas, situaciones y sitios nada recomendables:

Intercambio de parejas

Si ya tiene su riesgo tener sexo con quien compartes piso, dado que cada persona somos entes individuales y el hecho de ser convivientes no te evita que acabes contagiado por tu pareja, las situaciones de intercambio multiplican las posibilidades de rebrotar en la cama, sobre todo si sois absolutos desconocidos. Ya ni hablar de los locales de intercambio, donde la ventilación y las distancias cortas con extraños brillan por su ausencia, y en las orgías suelen respirar más fuerte que andando en bicicleta. Aunque este tipo de chiringuitos del sexo liberal estén abiertos y vendan actividades "seguras" como jugar al chinchón o practicar el exhibicionismo al aire libre mirándose unos a otros a dos metros, es evidente que la naturaleza del asunto swinger es absolutamente incompatible con la pandemia.

Saunas gays

Estos establecimientos que son como SPAs enfocados al sexo entre hombres, en los que cuentan con baños de vapor, saunas húmedas y secas, jacuzzis y bañeras de hidromasaje, es evidente que por su naturaleza, al igual que los locales de intercambio de parejas, en estos tiempos son un peligro para la salud pública. Si has pillado un pack de entradas en oferta relámpago en una página fraudulenta y que con suerte conseguiste canjear en tu sauna gay de referencia, date un par de años de respiro, y disfrútalo al pasar la pandemia si ésta sigue abierta.

Sexo en la playa con público

En algunas playas existen puntos estratégicos para ir a follar con tu pareja y con desconocidos mientras otra gente os mira como a los chimpancés enjaulados en un zoo, generalmente todo hombres en corrillo, en su mayoría desnudos o con el bañador bajado y agarrándose el pene como un mástil con la mano. La pandemia limita la seguridad en cuanto a invitar a participar activamente en vuestros juegos, pero las masificaciones de mirones en estas situaciones y el desbordamiento de la sangre del cerebro al pene, les puede hacer olvidar la importancia de mantener una distancia de seguridad, sobre todo si el sujeto es miope, y las gotículas microscópicas de la saliva podrían acabar participando indeseablemente en la fiesta. Sin olvidar la importancia de tener las manos muy limpias. Una buena medida sería utilizar mascarilla y disponer de bidones de gel hidroalcohólico, pero a ver quién se pone a revisar la situación sanitaria del momento entre desconocidos que lo más seguro es que lleven un taparrabos mal colocado y restos de liana en la espalda.

Zonas de cruising

Lo mismo que el sexo en la playa con público o el dogging, también es una práctica incompatible con las medidas de seguridad que se deben emplear mientras dure la pandemia. Son tiempos duros para los grandes aficionados del sexo en lugares públicos discretos como pueden ser parques o los baños de algún centro comercial con contacto físico estrecho, donde los afines acuden de manera anónima y ocasional para un desahogo rápido y, luego, si te he visto, no me acuerdo. Algunos aficionados precavidos fijan citas en zonas verdes escondidas, se esperan desnudos y, guardando las distancias, se masturban de lejos y se van. Nadie dijo que lo primitivo estuviese reñido con la cabeza y el sentido de la responsabilidad.

Publicidad