Liopardo » Becaria

@BECARIA_

Retoques estéticos ridículos en hombres y mujeres

Becaria nos habla de microblading, blanqueamiento anal, implantes abdominales y prótesis de glúteos.

Estatuas (archivo)

Pixabay Estatuas (archivo)

Publicidad

Hay algo peor que esa afirmación popular de que "para estar guapa hay que sufrir", y es que sufras con esa intención y acabes hecha un Cristo. De la tiranía de la belleza al elogio de la fealdad hay un paso, basta con ver el desfile de cardos borriqueros que tenemos en algunas televisiones convertidos en auténticos monstruos a los que se idolatra, cuando su único destino sería un traslado rápido a la sección de los horrores del Museo de Cera. Ni falta hace mencionar a nuestros ejemplares patrios, pero un ejemplo internacional reciente es Demi Moore, que de la noche a la mañana se nos apareció en redes sociales con aspecto de alienígena y asustó al miedo, y hace tiempo también que el actor Mickey Rourke está para echarle de comer aparte, que da pena verlo. Pero lo de las estrellas de Hollywood con el dinero implantado en el ADN, ya va en una partida diferente. 

Microblading, cejas con brocha gorda

Este retoque estético más accesible al mundo de a pie, que se ve anunciado por un montón de salones de estética, consiste en pseudo tatuarte pelos en las cejas para rellenar calvas y darles una forma perfectamente geométrica y simétrica que venden como natural, y que con el tiempo acaba desapareciendo. Lo más gracioso es la creencia de quien las lleva de que parecen "naturales" y que le sientan bien, pero la realidad es que son un espanto hasta que decae el color después de varias semanas, que tal cual parece que vas a dar un espectáculo de Drag Queen al Karaoke Palmeras.

Manicuras postizas

Una cosa que combina muy bien con el microblanding es el arte de las uñas postizas de porcelana con estampados florales, piedras brillantes y otras horteradas que se escapan del buen gusto e inutiliza las manos “para no estropearlas”. No requieren ninguna intervención complicada ni un gran desembolso económico, pero el daño estético que hacen a la vista debería estar penado y merecen formar parte de esta lista de los peores retoques.

Blanqueamiento de ano

Para detectar esta intervención estética anal hace falta profundizar un poco más. Como le decía una amiga a su novio con el que mantenía una relación bastante abierta, "cuando limpias tu casa es porque esperas visita", refiriéndose a cuando iba a la esteticién a depilarse los vellos del tercer ojo, también aplicable a esta intervención. El blanqueamiento anal es un retoque que empezaron a hacerse las actrices y actores porno, y su demanda se extendió en el público general, porque a quién no le sube la autoestima mirarse en un espejo el ojo del culo abriéndose las nalgas de par en par y no apreciar diferencia cromática con el resto del cuerpo.

Implantes de abdominales 

Si hay algo peor que unos implantes de pómulos o de pecho mal puestos, son las prótesis en las nalgas o en los abdominales para marcar sixpack. El objetivo de una liposucción de abdomen con diseño muscular es resaltar los músculos de la zona abdominal, pero el resultado final ya lo hemos visto recientemente en Leticia Sabater y es uno de los mayores desastres estéticos de la historia de la Humanidad. 

Prótesis de glúteos

Es imposible no detectar en la calle un retoque de este tipo porque a nadie le sienta bien ni es "natural" como venden todos los chiringuitos cirujanos de este sórdido mercado. Nalgas desproporcionadas a golpe de bisturí, también a golpe de VISA, y mucho sufrimiento para quedar con el culo hecho un monstruo después de pasar por unos chutes de anestesia, dolores, varios días sin poder sentarse y dormir boca arriba, y usando una faja especial durante un tiempo que, según estos centros especializados, "generalmente es de 1 a 2 meses". Es tu cuerpo, tu elección y tu mal gusto, pero es indiscutible que vamos de culo y sin frenos. Deja algo de presupuesto para comprarte un espejo.

Publicidad