@BECARIA_

@BECARIA_

Las 10 peores cosas que te puede tocar soportar en el trabajo

Becaria sabe que eres un pringado laboral si sufres alguna de estas diez cosas que pueden pasarte en el trabajo.

@becaria_ | Madrid | 13/11/2018

Cansado en el trabajo
Cansado en el trabajo | Pixabay

¿El trabajo ocupa la mayor parte de tu tiempo? ¿Sientes que eres una marioneta en manos de un jefe opresor que no sabe dónde tiene la mano derecha? ¿Cobras más en disgustos que en dinero? Pues siento decirte que eres un/a pringado/a laboral. No estás solo/a, ¡somos legión!

1. Haces horas extra no cobradas:

Por un momento crees que se te ha estropeado el reloj, pero no: se están aprovechando de ti sin tener en cuenta tu tiempo de vivir. Acumulas tantas horas extra al cabo del año, que podrías pegarte unas vacaciones de un mes en Nueva York con el jornal robado.

2. Tienes disponibilidad 24/7:

Es la jornada laboral invisible en el contrato, pero la que el/la jefe/a cree que has firmado. Da igual que sean las 10 de la noche, un sábado o el día de tu juicio final, ahí están los altos mandos acosándote por teléfono o Whatsapp personal para cualquier chorrada sin ningún carácter de urgencia.

3. Realizas tareas para las que no estás contratado/a:

Eres como un robot programado para unas tareas determinadas, pero debes saber hacer de todo como si fueras un androide laboral. Da igual que seas el contable o la community manager, que como trabajas con el ordenador, se supone que también controlas de la última versión pirata de Windows para ahorrar a la empresa la licencia oficial de Bill Gates en los 35 ordenadores de la organización.

4. No respetan tu hora del café/comida:

Para el jefe de turno, la alimentación no existe en tu pirámide de necesidades básicas, porque no se respeta el necesario café vital de las once, las doce, la una... o la ensalada procesada en recipiente de plástico a la hora de comer. Siempre hay una reunión, un cliente que atender o una gestión "para ya" que no se puede posponer.

5. Soportas a clientes invasivos:

Las trabajadoras (y seguramente algún trabajador), solemos tener imán con clientes que les das la mano y te acaban robando todo el espacio vital, y encima tienes que acabar pagando tú el café por cortesía. Y por si fuera poco, hacer malabares intelectuales para quitártelos de encima mientras te invitan a cenar el viernes, a una obra de teatro o a un documental gratis de un centro cultural municipal. Y piensas: "¡que te pires, pesao, que no quiero nada contigo!", pero encima, tienes que ser educada.

6. Pierdes dinero trabajando:

Esto se da cuando en la empresa te hacen encargos de poco monto, por ejemplo: comprar papel higiénico, grapas, una caja de galletas, bolis, folios, miserias de no más de tres euros, en general. A final de mes, te has dejado 50 euros en "tráeme cosas" y ni el jefe ni la persona de administración o finanzas, se encargan de pagarte lo que te has gastado y una propina por la molestia de unas tareas realizadas desinteresadamente y adelantando tu dinero.

7. Realizas formación irrelevante:

Suele pasar con el truño del curso de Prevención de Riesgos Laborales que, además, suele ser un chanchullo entre el jefe y su sobrino prevencionista para chupar una subvención. Te han tenido en horario fuera de trabajo con el bendito curso, no has aprendido nada y resulta que no es para toda la vida porque al año siguiente "toca reciclarse".

8. Sufres acoso laboral:

Una cosa muy desesperante es tener un compañero que te lanza indirectas sexuales cuando a ti no te apetece tocarlo ni con un palo o al jefe pollavieja se le va la mano por tu pierna cuando estás presentándole un informe de pérdidas y ganancias en su despacho. El acoso sexual y el abuso de poder hay que denunciarlo.

9. Te sueltan sermones de motivación empresarial:

Otro coñazo de moda es llevar a la empresa a un loser de la vida que se hace llamar "coach laboral" y se dedica a decirte chorradas emocionales con una presentación en Power Point con frases de Mr. Wonderful para enseñar a aumentar la productividad en la empresa. Al mismo tiempo que tu gran jefe salvador te tiene haciendo horas extra en régimen de esclaving emocional.

10. Cargas con el peso de la culpa ajena:

Que te carguen el muerto de un error que tú no has cometido. Sobre todo se da si llevas poco tiempo en la empresa, eres joven, mujer y adoptas actitud de pardilla por no ofender. En resumen, cuando cargas con un muerto laboral y tú no has sido criminal.

Y a todo esto, súmale que seas becario/a, como yo, y encima tengas que hacerlo todo gratis, a cambio de un salario emocional y sin cobrar dinero real.

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.