Liopardo » Becaria

@BECARIA_

Kit de supervivencia sexual para el Gran Apagón

Becaria nos cuenta todo lo que necesitarás para estar preparado, desde un punto de vista sexual, si se produce el "Gran Apagón".

Juguetes sexuales

Unsplash Dainis Graveris Juguetes sexuales

Publicidad

El "Gran Apagón" suena a película apocalíptica de las que nos molan en La Sexta al mediodía, pero lo mismo hubiésemos pensado a principios de 2020 si nos hubieran dicho que tendríamos que encerrarnos en casa, lavarnos las manos con instrucciones en los baños y usar todo el rato mascarilla por un virus que andaba paseando por la calle.

La historia del apagón eléctrico parece más una campaña de publicidad para volver a agotar el papel higiénico y replicar la maniobra con los hornillos y las cocinas de camping gas, pero nadie descarta que pueda venir una tormenta solar y nos fulmine las bombillas durante medio mes de repente. Comer, poder mirar el móvil y estar caliente son necesidades básicas, como también lo es mantener una vida sexual satisfactoria. ¿Qué pasaría con las necesidades sexuales llegada esta situación? Hay que prepararse para que no nos pille el toro. El preparacionismo del apagón imaginario no ha hecho más que comenzar.

Juguetes sexuales con pilas o de tracción manual

Son muchas las personas que han agotado también los generadores eléctricos para el hipotético apagón, porque quién quiere cenar una lata de atún pudiendo freírse dos huevos con patatas en una cocina de enchufar. Lo mismo pasa con los juguetes sexuales que más nos llenan y los que mejor nos vibran en el clítoris, que todos van con batería recargable. Va a ser momento de dar un paso atrás y volver a la cacharrería sexual con pilas, a aquellos míticos conejitos vibradores, a los dildos con forma de pene retumbadores que hacían más ruido que un taladro y cualquier aparato para el placer con botones de encendido, apagado, velocidades e intensidades que siga en funcionamiento. La única condición es tener pilas como si se fuese a acabar el mundo. Aprovecha y compra de esos packs de 42 pilas AAA que siempre ves y dices: "¿Para qué quiero yo tanta pila?". Pues pilla varios packs, por si acaso, y de todos los modelos posibles. La opción paralela para el placer es tener también a mano todos esos juguetes de tracción manual que no dependen de la electricidad ni de las pilas, sino del bombeo manual que tú les quieras dar.

Radio y calculadora solar

Viajaremos en el tiempo y la radio será el medio de comunicación principal, por no decir el único. Para ello, solo necesitaremos muchas pilas, de ahí la importancia de habernos peleado en el supermercado por el último gran pack de mini baterías. Será buen momento para escuchar la retransmisión de grandes programas de información sexual como "En tu casa o en la mía" de Lorena Berdún, y para no perderse las misas de Radio María, que también pueden tener su punto para esos juegos de roles con crucifijos, rosarios y cilicio bajo las sotanas. Imaginación al poder y que no falte una calculadora solar por si fuese necesario ajustar alguna cuenta. Si no tienes, mejor búscala en tu barrio para hacerte con ella cuanto antes, que por AliExpress lo más probable es que te llegue después del Gran Apagón, cuando ya no sea necesaria. Y presta atención a las horas de sol para recargarla en tu jardín, terraza o en el poyo de la ventana.

Linternas y espejos

Siéntete el boyscout de tu propia aventura urbana sin salir de casa o para dar un paseo sin grandes pretensiones, pero siempre empuñando una buena linterna. Aprovecha esta nueva forma de vida de duración indeterminada para redescubrir la sexualidad con tu pareja novia, mujer, marido, vecino o mejor amigo y, por fin, localizar el clítoris. Ten también un espejo a mano. No sabemos para qué, pero no consume energía y le puedes encontrar utilidad en cualquier momento. Investiga, siéntete un espeleólogo sexual y encuentra el tesoro de la isla. Proponed premios para hacerlo más emocionante. Y procura no enfocar a los ojos con la linterna para no estropear la expedición. Luego repetid la operación estimulando el escroto, apreciando su firmeza y las líneas de la bolsa, y yendo un paso más allá en la aventura, será vuestra oportunidad para una reconciliación sincera con la próstata.

Velas para iluminar sin límite y lo que surja

Las velas son un producto que se vende suelto y en grandes packs, de todos los tamaños, formas y colores, incluso olores. Compra todo lo que veas, vale más que sobre y no que falte. La iluminación es una necesidad básica que nos sacará de muchos apurones en esos hipotéticos días interminables sin poder ver la televisión, jugar en el ordenador ni usar el móvil sin medir el consumo de rayas, y que nos permitirá poder leer a solas o en pareja esos manuales pendientes de "Cómo hacer feliz a tu pareja en la cama" o "Las 101 posturas más sensuales del Kamasutra" para luego poner en práctica los conocimientos adquiridos. El saber no ocupa lugar, los libros sí, pero mejor que sean de papel y no electrónicos para no correr el riesgo de que se agote la batería y quedar a medias.

Las velas también serán útiles para jugar al póker con cartas de porno checoslovaco vintage, dados picantes de la sexshop para divertirse en pareja y otros juegos analógicos de mesa con propuestas eróticas chorras, que no está la cosa para exigir ante el Gran Apagón Mundial. Si todo esto te parece un sopor, hay quien disfruta del sexo utilizando velas de parafina dejando caer la cera sobre el cuerpo. Para gustos, colores. Cuidado con las quemaduras.

Publicidad