La imagen capturada con una cámara de visión nocturna en la que una zarigüeya ayuda a un ciervo con las garrapatas de su cabeza se ha hecho viral en redes sociales demostrando: Por un lado, la relación de simbiosis perfecta entre dos animales de distintas especies; y por otro, que las zarigüeyas no son simples "ratas" propagadoras de enfermedades.

Vermont Wildlife Coalition (VWC), un grupo de voluntarios y organizaciones con sede en Vermont, Estados Unidos, cuyo objetivo es proteger las especies silvestres de la zona mediante la educación pública y la acción política, compartió la instantánea en Facebook con el objetivo de dar a conocer la importante labor de las zarigüeyas, unos animales con mala fama que suelen causar rechazo.

Las zarigüeyas tienen un rol fundamental en el control de plagas y enfermedades que se propagan por garrapatas, como el mal de Lyme. Según VWC, las zarigüeyas pueden comer hasta 5.000 garrapatas en un periodo de 2-3 meses y son resistentes a enfermedades como la rabia debido a su baja temperatura corporal. Se consideran los "limpiadores" de la naturaleza. Actúan por la noche y ayudan a controlar plagas de ratones, serpientes, babosas y otros animales.

VER MÁS: ¡Jugando juntos!