Un propietario quedó atónito después de que una serpiente astuta lograra saltar de su piscina y escalar una pequeña pared antes de escapar con su presa todavía en la boca.

Melanie Ottaway estaba en el patio trasero de la casa de sus padres en Queensland, Australia, cuando vió una serpiente en la piscina con un lagarto muerto en la boca el pasado 14 de noviembre.

La serpiente verde lucha por un momento antes de impulsarse fuera de la piscina con la presa asegurada en su boca.

El reptil se escapa de la piscina y comienza a escalar la pared deslizándose en los espacios entre los ladrillos, eventualmente trepando por encima y escabulléndose en la maleza.

VER MÁS: Un invitado mortal se esconde en esta foto