Este es el momento increíblemente tenso que una rinoceronte preñada casi se convirtió en la cena de tres leones hambrientos después de quedar atrapada en un abrevadero.

La rinoceronte negra fue vista bebiendo del abrevadero en el Parque Nacional de Etosha, Sudáfrica, cuando perdió el equilibrio y cayó.

Al ver la situación de la rinoceronte, tres leones hambrientos casi se lamieron los labios al pensar en un almuerzo fácil y comenzaron a rodear al vulnerable rinoceronte.

Decidida a salvarse a sí misma y al bebé que llevaba en el vientre, se puede ver a la valiente rinoceronte finalmente reuniendo la fuerza para escapar del agua y salir la orilla.

Pero en el momento en que lo hace, uno de los leones salta sobre su espalda e intenta hundir sus dientes. Afortunadamente, la rinoceronte logró sacudirse al león hambriento y escapar ilesa del ataque.

El turista británico David Wederell, de 31 años, tuvo la suerte de ver cómo se desarrollaba el drama durante una visita guiada de safari en Sudáfrica.