Los pingüinos a menudo proyectan sus heces para evitar tener que abandonar su nido, y un pingüino desafortunado fue atrapado justo en la línea de tiro de uno de sus compañeros.

La fotógrafa y guía de expedición Francoise Gervais, de Quebec, Canadá, pasó tres meses en la Antártida, donde logró capturar de cerca pingüinos gentoo.

Francoise vio a este pingüino en particular parado frente a un lindo fondo, así que sacó su cámara para grabar, esperando que hiciera algo.

El animal no le decepcionó cuando de repente lanzó sus heces en forma de proyectil detrás suyo para que segundos después apareciera otro pingüino de detrás de la roca que había sido golpeado por el viscoso elemento.

VER MÁS: ¡Atrevido!