Este elefante hambriento no lo pensó mucho cuando decidió marchar por el vestíbulo de un hotel mientras trataba de alcanzar un árbol frutal particularmente jugoso, para sorpresa del personal.

Ian Salisbury, de 68 años, un guía de safari en Mfuwe Lodge, Parque Nacional South Luangwa, Zambia, capturó el momento y dijo que era una "experiencia única de vida salvaje".

Explica que hay un árbol de mango silvestre en la propiedad que produce frutas que se asemejan a mangos y son un manjar popular para los elefantes de la zona. Él dijo: "Aunque hay muchos de estos árboles en el área para elegir, algunos elefantes, durante muchos años, han reclamado este árbol en particular por su fruto".

VER MÁS: ¡Rompen el muro!