Los campamentos de elefantes en Tailandia fueron abandonados por el coronavirus lo que aumenta el temor de que los animales mueran de hambre.

Las imágenes del campamento de elefantes Chokchai, normalmente lleno de visitantes, en Chiang Mai, en el norte de Tailandia, muestran a las criaturas encerradas en sus recintos con solo un puñado de mahouts (cuidadores) para hacerse cargo de ellos.

El propietario, Chokchai Srisivilai, dijo que el descenso del turismo causado por el coronavirus había visto caer el número de visitantes en el parque. El número de llegadas diarias de pasajeros este mes en el principal aeropuerto del país en Bangkok se estima en solo una cuarta parte de lo que era en 2019, lo que podría diezmar la industria turística del país.

Chokchai dijo: "Mi campamento suele ser visitado por cientos de turistas al día, pero como la situación del coronavirus ha empeorado, hemos tenido que cerrar debido a lo difícil que ha sido".

"He tenido que suspender a 30 miembros del personal para reducir los costes. Ahora solo tenemos unos pocos mahouts para cuidar a 60 elefantes en el campamento".

"El campamento tiene que gastar alrededor de 50.000 THB (1.500 euros) por día para la comida de los elefantes y recientemente no recibimos ingresos para cubrir los costos, pero he prometido tratar de cuidarlos lo mejor que pueda".

© Newsflare

VER MÁS: ¡Sorpresa en un pozo!