La captura de peces suele ser es una de las actividades más extendidas y milenarias de la Historia. Ha servido a las poblaciones para subsistir a lo largo de los tiempos pero también ha generado problemas como la sobreexplotación. Es por ello que muchas especies de peces se encuentran hoy en peligro de extinción.

Jason Boyll, un marine estadounidense, estaba pescando junto a un grupo de amigos cuando capturó un mero de Varsovia a unos 180 metros de profundidad. El ejemplar de esta especie en peligro de extinción sorprendió a todos por su gran tamaño tenía la misma altura que el pescador y por su imponente peso, nada menos que 160 kilos.

En una publicación en Facebook, el marine mostraba la hazaña junto a sus amigos. Además explicaba que habían utilizado el viejo método del anzuelo y línea para capturarlo.

Inmediatamente después, biólogos del Instituto de Investigación de Pesca y Vida Silvestre del estado (FWC) contactó con Boyll para pedirle recoger unas muestras. La institución determinó entonces que se trataba de un ejemplar de una especie amenazada con una edad estimada de 50 años y con características propias. Entre ellas que este ejemplar presentaba 10 espinas dorsales cuando lo habitual son 11.

Además, desde el Instituto se instó a no pescar esta especie por la falta de datos. "FWC no fomenta la búsqueda del mero de Varsovia ya que se desconoce el estado de la población en el Golfo", aseguran en una publicación en la mima red social.

VER MÁS: Un milagro en el mar