Meses después de que se identificara a un cocodrilo atrapado en una llanta en un río de la provincia indonesia de Sulawesi Central, el reptil continúa en una situación de asfixia.

Las autoridades de conservación medioambiental han estado durante varias semanas intentando encontrar una solución para poner a salvo al cocodrilo y desenredar la llanta pero por el momento no se ha conseguido. El gobernador ha instado a todos los implicados a resolver el problema cuanto antes.

Ahora ofrecen una recompensa para el valiente que le libere del ahogamiento que le está provocando fuertes problemas respiratorios. Ni la cantidad de dinero ni los detalles de la compensación se han especificado.

Han advertido que no buscan a aficionados para que se enfrenten al animal sino profesionales con experiencia en rescate y tratamiento de estas especies.

El jefe de la Agencia Central de Conservación de Recursos Naturales de Sulawesi, Hasmuni Hasmar, ha explicado que el dinero para la recompensa saldrá de su bolsillo y pide a turistas y curiosos que no se acerquen al animal. "Estamos pidiendo al público en general que no se acerque al cocodrilo o altere su hábitat", ha dicho Hasmar.

VER MÁS: ¡Menos mal!