Casi siempre hay alguien que "no quiere" animales en casa pero que, cuando se tienen, no se puede separar de sus mascotas por nada en el mundo. Esto es lo que le ha pasado a las ocho personas que os traemos en esta lista, dejándonos muchas más en el camino. Casi todos seguían la premisa de que no querían animales en casa pero, ahora, no pueden dejar de mimarlos.

1.- Papá: "¡No quiero gatos!". Un año más tarde. Papá: "¡Mira, le estoy enseñando a chocar los cinco!".

2.- Don fuerte mecanico, que no quería un gato, en mitad de la mañana cepillando a su pequeño príncipe.

3.- "No tengo ningún interés en mascotas". Dos años después.

4.- Traje a casa este gato con necesidades especiales y mi padre juró "¡no puede estar más de una semana!". Dos años más tarde, se pone celoso si el gato se tumba en el regazo de otra persona.

5.- Mi padre no quería un perro. Ahora es su pequeña favorita.

6.- Mi padrastro no quería un gato. Parece ser que Oscar cambió de opinión.

7.- Mi padre que rotundamente "no quería otro gato" me llamó por teléfono para preguntarme si podía cerrar el grifo del baño porque estaba ocupado.

8.- Papá no quería un perro. Ahora papá y el perro.

VER MÁS: Vídeos adorables de perritos