¿Quién no se ha reído cuando un amigo se ha caído al suelo o se ha derramado algo por encima? Si es que reírnos de las desgracias ajenas es nuestro delito y la mala suerte que tenemos luego, el castigo. En honor al martes 13 vamos a hacer una recopilación de aquellos momentos donde al karma se le fue de las manos el castigo. Aun a riesgo de que te pase a ti, no puedes dejar pasar por alto estas situaciones de la vida diaria con las que no podrás parar de reírte.

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje