No todas las condenas son iguales. Dependiendo de lo que se acuse, del momento y la situación, el demandante puede obtener un mayor o menor beneficio. Sin embargo, a pesar de que las condenas deben ser justas, en muchos casos son tan ridículas que parece mentira que alguien las haya tenido que cumplir. Esta es la lista de las ocho condenas más estúpidas de toda la historia. Comenzamos. 1. Shena Hardin condujo en un espacio peatonal y por ello la condenaron a colgarse un letrero durante varias horas que decía "soy una idiota".

Liopardo | Liopardo

2. Un hombre conducía borracho y tuvo un accidente en el que provocó la muerte de su mejor amigo y la condena que le tocó cumplir fue asistir a misa durante 10 años.

Liopardo | Liopardo

3.  Merv Grazinski, un señor de Oklahoma, estaba conduciendo su caravana y decidió abandonar el volante para ir a hacerse un café. Como es de esperar, la caravana se salió de la carretera y tuvo un accidente. Por su parte, el ofendido conductor demandó al fabricante del vehículo porque no le había advertido que no era viable levantarse del asiento mientras conducía. Sorprendentemente, la sentencia le recompensó con una autocaravana nueva y una idemnización de 1.750.000 dólares.

Liopardo | Liopardo

4. Andrew Vactor fue condenado a pagar una multa de 150 dólares por tener la música demasiado alta en el coche. No obstante, la jueza le disminuyó la cantidad a 35 dólares si aceptaba pasar 20 horas escuchando música clásica.

Liopardo | Liopardo

5. Clarence Aaron fue detenido junto con otras personas que estaban traficando con cocaína. No obstante, Aaron no estaba ni vendiendo la droga ni comprándola, pero fue igualmente condenado a tres cadenas perpetuas. Todavía sigue en la cárcel.

Liopardo | Liopardo

6. Un hombre había robado en una casa y se dispuso a abandonarla por el garaje pero se quedó encerrado. Como la familia estaba de vacaciones, el hombre estuvo 8 días sin poder salir y sobrevivió a base de refrescos y comida para perros. Finalmente, el ladrón denunció al dueño por los daños morales causador por el incidente y el propietario tuvo que indemnizar al ladrón que robó en su casa con medio millón de dólares.

Liopardo | Liopardo

7. En Ohio unos adolescentes robaron una estatua del niño Jesús que estaba en una Iglesia y su castigo impuesto por el juez fue pasearse por toda la ciudad con un burro.

Liopardo | Liopardo

8. Un restaurante de Philadelphia tuvo que indemnizar con 113,500 dólares  a una mujer  porque se rompió el coxis al resbalar con un refresco. Lo gracioso de este caso es que el suelo estaba mojado porque un rato antes ella misma había lanzado el refresco a su novio en mitad de una pelea. El karma.

Liopardo | Liopardo