Los veranos en España son un tanto peculiares... Entre el calor, los bichos y las quemaduras del sol, apenas sabemos cómo sobrevivir un verano tras otro. Estas 8 imágenes reflejan perfectamente la realidad de nuestro famoso “verano español": 1. ¿Dónde se habían escondido todo el invierno? Con el calor, empiezan a corretear por todas partes. Las hay negras y pequeñitas o grandes y marroncitas. Todas son igual de asquerositas. 2. La crema solar no es opcional Lo comprobarás cuando tu piel tome un tono rojo pasión y hasta el roce de la ropa te provoque ganas de llorar. 3. Si escuchas un mosquito desde la cama... ¡encuéntralo! Si te duermes con un mosquito en la habitación, es probable que te despiertes lleno de picaduras. 4. La siesta es obligatoria, especialmente en el sur peninsular Notarás que las calles están desiertas entre las 15 y las 18 horas, y es que no hay quien asome la patita por la puerta. Mantente a la sombra si no quieres derretirte. 5. ¿Es que en Madrid no vive nadie? Si te lo preguntas es porque sólo has visitado la ciudad en agosto. Ese mes hay estampida a la playa. 6. Las playas de levante son un lugar de convivencia obligada No existe intimidad. Acepta que el pie de un desconocido se cuele en tu toalla. Tu sombrilla será también de uso colectivo, y no porque lo busquéis. 7. Todo pueblo que se precie baila 'Paquito el chocolatero' en sus fiestas Lo mejor de todo es que tardarás muy poco en aprenderte la letra: ¡Eh! ¡Eh! ¡Eh! Y tampoco necesitarás ser Fred Astaire para hacerte con el baile. 8. Tender y lavar el coche son sinónimo de tormenta No importa lo despejado que esté el cielo ni cuánto caliente el sol. El día que decidas tender en la calle o pegar un manguerazo al coche, acabará lloviendo.