A veces los restaurantes se ponen excesivamente creativos a la hora de servir la comida.