Las urracas, y todas la familia de estas aves, son animales considerados muy inteligentes, y eso significa también que pueden convertirse en un incordio. Y si no, que se lo pregunten a todos los perros, gatos y pájaros a los que les han mordido el rabo. ¿Curioso verdad? Resulta que, como son aves pequeñas e inofensivas, han desarrollado una peculiar manera de llamar la atención de sus posibles enemigos. Cuando uno de ellos está distraído, les pellizcan el rabo con el pico para que se alejen de la comida y así poder robársela, o simplemente para probar su ferocidad y conocer nivel de amenaza que suponen.

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje