Japón uno de los países más punteros del mundo en el mundo de la innovación electrónica, el mismo que diseña los mejores robots, es conocido también por inventar aparatos aparentemente útiles pero demasiado absurdos. A estos objetos los llaman Chindogu, un concepto, que traducido literalmente sería algo así como 'herramienta inusual', lo acuñó el inventor y editor de la revista 'Mail Order Life', Kenji Kawakami, en la década de 1980. Dan Papia fue el que lo introdujo al mundo anglosajón y lo popularizó en su revista Tokyo Journal. Kawakami y Papia fueron los que finalmente colaboraron en la elaboración de la primera edición del libro '101 inventos japoneses inútiles: El arte del Chindogu'. El libro fue un éxito en ventas y en ediciones traducidas a los principales idiomas de todo el mundo.

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje