A veces el encuadre de una foto nos puede jugar una mala pasada. Sino nos fijamos a la hora de apretar el disparador de la cámara pueden desaparecer cabezas, aparecer piernas y brazos donde no deberían. Seguimos encontrando fotos que te obligan a mirar dos veces y no podemos no compartirlas con vosotros.