La cámara frontal a veces nos juega malas pasadas... Estos gatitos tan entrañables son la prueba de que los selfies inesperados no favorecen a nadie.

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje