Todos los días nos encontramos abriendo puertas, usando llaves y empujando manijas. Tenemos una cerradura más o menos complicada en nuestra casa y una llave para abrirla pero existen otros métodos más imaginativos. No estamos hablando de las puertas que se abren con el reconocimiento de tu ojo o apoyando tu mano en un sensor, estos ocho ejemplos son mucho más ingeniosos.

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje