Todo sucedía con normalidad, los pilotos volvían de la reunión previa al GP de Alemania cuando gran parte de la parrilla se quedó encerrada en el ascensor. Daniel Ricciardo no tardó en compartir el incidente a través de Instagram. El piloto australiano incluso bromeó con la suspensión del GP de Hockenheim: "Se suspende la carrera".

Russell, Bottas, Gasly, Sainz, Leclerc, Hulkenberg, Norris, Grosjean, Kvyat y el propio Ricciardo fueron quienes quedaron atrapados en el ascensor. Afortunadamente todo quedó en una anécdota y los pilotos consiguieron salir pronto.