El paddock levanta a Rosberg

Publicidad

SAINZ, FUERA DE CARRERA POR UN TOQUE CON PALMER

Rosberg gana el Mundial de F1 tras ser 2º en Abu Dabi en la victoria de Hamilton con Alonso décimo

Nico Rosberg ya es campeón del mundo. El alemán ha logrado el título gracias a su segunda plaza en Yas Marina en una carrera que dominó, que ralentizó y que ganó Lewis Hamilton. Vettel completó el podio de la última prueba de un Mundial que hace honor al gran año y a la gran regularidad mostrada por el germano de Mercedes. Alonso termina el curso con un décimo puesto.

Jorge Bautista | Madrid
| 21.11.2016 18:38

Tres años de completa superioridad de Mercedes le ha costado a Rosberg. Tres años de duras luchas con Lewis Hamilton. Tres años de piques, de alegrías, de decepciones y de sufrimientos. Dos años de ser segundo... hasta este 2016. A la tercera lo hizo, a la tercera fue la vencida para el alemán. Para que el germano, la que iba de camino a ser 'eterna promesa' desde sus inicios, se haya coronado como campeón del mundo de Fórmula 1. Rosberg ya ha escrito su nombre en la historia de este deporte.

Ha hecho lo que tenía que hacer. Y lo ha hecho desde Japón, lugar donde ganó su última carrera este año. Le valía con no ceder ante el resto, con ser el 'escudero' de Hamilton en las pruebas que restaban del Mundial. Incluso podía permitirse el lujo de quetar tercero en Yas Marina. Concluyó segundo, manejando sus nervios y la tensión del que ha llegado, pero del que no ha conquistado nada. Al menos hasta ahora.

Porque no es lo mismo llegar que ganar. Porque no es lo mismo ser líder del Mundial que campeón del mundo. Rosberg ya lo es. Lo es tras una prueba con una salida limpia, pero con mucho estres para él. Con momentos en los que pudo perder su recién ganado cinturón, mención especial para el duelo protagonizado con Verstappen. Y con un Hamilton que sacó de sus casillas al en este 2016 frío piloto alemán.

Hamilton, 'de paseo' por Yas Marina
Lewis también sabía lo que tenía que hacer. Y si Rosberg perdió 15 años por toda la tensión acumulada en Yas Marina, lo cierto es que el tricampeón salió de su coche sin apenas sudor. El británico jamás ha corrido tan poco para ganar una prueba. Al ralentí, tirando de radio para preguntar no cómo iba Rosberg, sino cómo iban los demás. Su objetivo era claro: ir lentísimo para que Vettel y Verstappen cogieran a Nico y que fuera así cuarto. 

El plan funcionó al 50%, pues Vettel y Verstappen sí llegaron a Rosberg, pero ni uno ni otro pudieron adelantarle. Tal era la lentitud con la que conduco Hamilton en Abu Dabi que incluso desde su propio box, en Mercedes, le llamaron la atención. "¿Por qué vas tan despacio?", le preguntaron. No hubo respuesta de Lewis aunque era clara. Quería ser tetracampeón y esa era la única forma de lograrlo.

No lo logró, a pesar de que sí puede decir que todo lo que pasó en Yas Marina, al menos por los puestos más altos, fue por él. Fue por él por lo que Rosberg se desesperó. Fue por él por lo que Nico, a pesar de decir ser más rápido, jamás le tuvo a tiro de DRS. Y fue por él por lo que, a falta de dos vueltas, el Mundial parecía estar más vivo que nunca con Vettel y Verstappen llegando al alerón trasero del ya campeón del mundo de F1.

Alonso termina décimo en el Mundial
Un Mundial tiene ya. Dos tiene Alonso, y tres quiere Fernando antes de decir adiós, como Massa y quizá Button, a la Fórmula 1. El asturiano ha terminado décimo en Abu Dabi y décimo en la clasificación de pilotos, dejando atrás al superior Williams de Felipe. En carrera, siempre en los puestos de mitad de tabla, peleando con Force India todo lo que pudo y con el propio piloto brasileño. Un punto para él y sí, ya vacaciones hasta 2017. A ver si ahí se ve un gran McLaren-Honda.

Lo mismo puede decir Carlos Sainz, aunque su despedida no fue tan 'feliz' como la de Fernando. El madrileño, ya en una posición bastante mala al comienzo de carrera, vio frustrada toda su prueba cuando Palmer, porque sí, le dio un toque con su Renault en una escandalosa pasada de frenada. No fue el fin de semana soñado para Toro Rosso, pues Kvyat tampoco pudo terminar por un problema en la caja de cambios.

Rosberg, por fin campeón
Lágrimas. Muchas lágrimas en Rosberg. No de tristeza, como en las dos últimas temporadas. Lágrimas de alegría y de emoción. Lágrimas porque el apellido Rosberg se escribe de nuevo en tiempo presente entre los campeones de un Mundial de F1. Nico pone un broche de oro a un año duro y complicado, pero en el que ha mostrado que su regularidad, su talento y su frialdad en momentos clave le han dado un título con el superior Mercedes.

Publicidad

El recado de Honda a Fernando Alonso

El dardo envenenado de Honda a Fernando Alonso en Twitter tras la victoria de Verstappen

"¡Es un motor de GP2!" dijo Fernando Alonso por radio tras explotar debido al bajo rendimiento de su monoplaza en 2015 durante el GP de Japón, la casa de Honda. Pues bien, tanto escoció ese mensaje del asturiano que la escudería aún se acuerda, casi cuatro años después, para dejarle este recado tras la victoria de Verstappen en el GP de Alemania.

Max Verstappen, durante el GP de Alemania

Verstappen reina en el caos de Hockeheim; gran carrera de Sainz, que termina quinto

Max Verstappen consiguió cruzar la meta del GP de Alemania de Fórmula 1 en primera posición, en un Gran Premio que se volvió loco debido a la lluvia y los numerosos accidentes. Gran carrera de Carlos Sainz, que terminó quinto, y de Sebastian Vettel, que salía último y terminó segundo.