Publicidad

Fernando Alonso pudo concluir la prueba de Austin en la sexta posición. El asturiano superó así a los dos McLaren en Estados Unidos y fue el único de los dos Ferrari capaz de terminar en los puntos.

Eso sí, el asturiano es consciente de que este año no ha sido ni mucho menos para soñar, pero es muy optimista de cara a las próximas temporadas a pesar de no desvelar dónde correrá: "Mi futuro va a ser mejor que este 2014".

Sobre sus dos últimas vueltas, el bicampeón tiene una explicación: "Tenía  vibraciones en los neumáticos y no sabía cuánto mantener. Me tiré toda la vuelta final sin ver nada de la pista pero fue bastante para mantener la sexta plaza. Era un reto. Salimos bien y tras el safety car Ricciardo pasó como un cohete. Ni le vimos en el resto de la carrera. Estoy feliz de seguir teniendo detrás a McLaren en el Mundial de constructores".

Alonso admite que tener nuevas gomas le dio algo de superioridad frente a los McLaren y Vettel: "Tenía ventaja con los neumáticos. En las batallas ganaba por la superioridad de las gomas. La única batalla a igualdad fue con Ricciardo y me pasó sin verle. Esa fue la batalla más justa y en la que más empeño ponías".

Fernando piensa que no tendrán ya problemas con la durabilidad de los motores: "Creo que si salvábamos esta carrera ahora tenemos uno más o menos bueno para las dos siguientes. Lo peor ya ha pasado que era esta prueba de Estados Unidos".

Sobre la variedad de estrategias, el asturiano piensa que la ausencia de cuatro coches tuvo mucho que  ver en ellas: "Es cierto que con el safety car ha habido alguno que ya paró una vez y cambió de estrategia. Si los coches más lentos como Caterham y Marussia hubieran estado habría sido diferente. Dos paradas era lo normal".