Publicidad

Fernando Alonso sabe que sin ganar más carreras será muy difícil poder disputarle el Mundial al actual líder, Sebastian Vettel, y pide a Ferrari que le proporcione tras el parón de verano un coche con el que la victoria no sea una novedad.

"Si ganas tres o cuatro carreras, la distancia con Vettel, independientemente de cuál sea, es asequible. Nosotros tenemos que conseguir es, después del parón veraniego, ya que se antoja casi imposible de aquí a Hungría, tener un coche que nos dé la posibilidad de ganar tres o cuatro carreras seguidas", comentó el asturiano. "Si logramos eso, la distancia de Vettel importa poco. Por tanto, hay que centrarse en lo nuestro, intentar mejorar, trabajar duro", agregó tras la carrera.

Pese a todo, también destacó que lleva varias carreras consecutivas consiguiendo puntos. "De España en adelante, hemos estado más o menos en el podio o cerca del podio. Seguramente si hubiéramos acabado allí estaríamos liderando el campeonato. Son dos carreras en las que llevamos arrastrando esos 30 y pico puntos", dijo. Alonso cree que tras la victoria de Vettel de este domingo la sensación que le puede quedar a los aficionados es que Ferrari ya ha perdido el Mundial, pero recuerda que después de Monza del año pasado, cuando él le sacaba 41 puntos a Vettel, se llegó a Austin con 18 de ventaja para el alemán.

Alonso calificó la carrera de Nürburgring de "peleona", pero lamentó no haber "un gran ritmo", sobre todo en la primera parte de la carrera, aunque destacó que obtuvo un buen resultado. El asturiano tiene claro que su estrategia fue la correcta: "Salimos octavos y terminamos cuartos, así que la estrategia fue buena. De haber salido con blandos habríamos terminado igual. Tuvimos la opción de safety car en la primera vuelta pero no hubo esa suerte, ya que hubiera sido algo muy malo para los que pusieron blandos. Pensábamos que durarían unas seis vueltas, pero algunos rodaron unas doce con ellas".

Alonso sabe que el podio habría sido el premio más factible en Alemania: "No tuvimos una carrera en la que fuéramos rapidos y luchar por el podio era lo más posible. Pero de ganar quince puntos a ganar doce no supone un drama".

Sobre su acción final, en la que detuvo el F138 nada más cruzar la bandera a cuadros, no sabe el por qué: "Me dijeron que parase el coche en cuanto pudiera y lo paré. Ahí quedó la cosa".

El Ferrari de Alonso, 'aparcado' en Nürburgring

El piloto español también recibió con satisfacción el hecho de que en los test de Silverstone se puedan probar finalmente piezas nuevas. "Los pilotos oficiales podrán probar también piezas del coche, por tanto lo que dijimos el jueves sirvió para abrir los ojos seguramente, y veremos si en el test de Silverstone se puede mejorar algo, aunque para mejorar hay que llevar piezas nuevas lógicamente, y no sé cómo está el tema en ese sentido", comentó.

Por otro lado, Alonso hizo un balance de sus años en Ferrari y si esperaba haber logrado algún campeonato más. "No esperaba nada, esperaba llegar a Ferrari, al mejor equipo del mundo. Y esto es deporte, también pasaron muchos años sin ganar, más de 20, y tanto para Berger, con el que hablé antes de venir a Ferrari, como para Alesi y mucha gente, es algo inolvidable", dijo. "Cuando te paran por la calle eres un piloto de Ferrari, no eres un piloto campeón del Mundo. A la gente le da igual lo que hayas hecho antes de estar en Ferrari o después, eres un piloto de Ferrari y eres parte de la historia", indicó de su experiencia en la escudería de Maranello. "He estado tres años aquí de momento. Dos he llegado con posibilidades de ganar el Mundial, este año también estoy luchando. No se ha conseguido de momento ninguno, pero es más o menos lo que me esperaba, estar todos los años luchando por el Mundial de Fórmula 1", concluyó.