Publicidad

Así da gusto madrugar. Qué gran espectáculo pudimos ver en la primera carrera del Mundial de Fórmula 1. Desde que se apagó el semáforo en Albert Park hasta que Jenson Button cruzó la bandera a cuadros seguido de Sebastian Vettel y de Lewis Hamilton la emoción se palpaba en la pista. Una pista en la que hubo de todo, con adelantamientos, toques, abandonos y una gran remontada protagonizada por un mago.

Ese mago se llama Fernando Alonso. Y uno de los buenos, porque hay que hacer trucos espectaculares para coger un monoplaza que no está para muchos trotes y llevarlo desde la duodécima plaza hasta el quinto puesto en el que finalizó el asturiano. Mientras Fernando se dedicaba a elevar el nivel de Ferrari, Massa condujo durante toda la carrera por debajo del puesto diez y al final abandonó por un choque con Bruno Senna.

El Ferrari no estará en el top de los monoplazas, pero Fernando demostró en Australia que aunque no suba al cajón está en el podio de los mejores pilotos de la parrilla. Primero con una salida espectacular y más tarde tras la inmensa presión que realizó a Rosberg cuando el alemán tiene un coche, el Mercedes, infinitamente superior en este instante que el de la 'Scuderia'. Cada curva, cada vuelta, cada décima de segundo que Alonso le iba sacando al germano le valió para pasarle en la primera parada.

Jenson Button está a otro nivel
Sólo el Safety Car pudo con Alonso. Un Safety Car que provocó Vitaly Petrov mediada la carrera y que hizo que Fernando cediera su cuarta plaza en favor de Mark Webber. El australiano se aprovechó de la tensión del momento para pasar al de Ferrari. Y no sería el único de Red Bull que se aprovechó del incidente de Petrov.

Sebastian Vettel empezó flojo pero poco a poco se fue entonando y se hizo con el segundo puesto que parecía ser dominio de Lewis Hamilton gracias al safety. Mala salida la que hizo el británico y mala carrera en general. En ningún momento estuvo Lewis cerca de Jenson Button, su compañero de equipo, claro que ni él ni nadie estuvieron cerca de Jenson.

Muchos son los que pusieron en duda el título mundial del piloto cuando logró conquistarlo en Brawn, pero el nivel de Button es de sobresaliente en cada carrera y sobre Albert Park demostró que puede ser uno de los pilotos a batir esta temporada, además de uno de los favoritos para hacerse con el título. Se deshizo fácilmente de Hamilton en la salida y a partir de ahí nadie le tosió.

Con calma, dominando un monoplaza a día de hoy por encima del resto, Jenson no se desestabilizó ni cuando vio el coche de Vettel en su retrovisor cuando el Safety Car se encargó de igualar todo lo que el transcurrir de las vueltas había desigualado. Pero Jenson está hecho de otra pasta. Es un piloto que se crece ante las dificultades, de los que cuanto más pasa en una carrera mayor resultado consigue. Y en Australia no fue una excepción.

Una carrera con mucha tensión
Porque la carrera de Albert Park en Melbourne siempre nos deja toques y abandonos. Y en esta ocasión no fue diferente. Primero Hulkenberg y luego Romain Grosjean. El galo se tocó con Maldonado y no pudo refrendar sobre pista su buen hacer en la clasificación. El venezolano corrió mejor suerte, al menos hasta la última vuelta. Pudo continuar, haciendo sudar a Alonso hasta el final pero finalmente no concluyó en Albert Park.

No fueron los únicos tres que se fueron antes de tiempo. Bruno Senna, los ya nombrados Felipe Massa y Vitaly Petrov... hasta el mismo Michael Schumacher vio cómo la superioridad de su Mercedes no se reflejó en su fiabilidad y tuvo que abandonar. Mala carrera para Mercedes, con un piloto fuera de pista y otro, Rosberg, al que Albert Park se le hizo demasiado larga.

De todo hubo en Albert Park y varias cosas que van quedando claras. Parece seguro que los McLaren están un paso por delante de todos, con Red Bull siguiéndoles de cerca y con Mercedes posiblemente arriba en cuanto arreglen temas de fiablidad. Y lo que parece muy seguro es que Fernando Alonso, el mago del volante, luchará por el Mundial en cuanto Ferrari se ponga las pilas.

Kovalainen perderá 5 puestos en la parrila de Malasia
El finlandés Heikki Kovalainen, que hoy se retiró en la vuelta 38 del Gran Premio de Australia de Fórmula 1, perderá cinco puestos en la parrilla del siguiente, ya que adelantó a dos coches mientras estaba en pista el coche de seguridad.

Los comisarios anunciaron tras la carrera disputada hoy en el circuito de Albert Park que el piloto de Caterham perderá cinco posiciones en la parrilla del Gran Premio de Malasia "tras haber incumplido el Artículo 40.8 del Reglamento Deportivo" de la Fórmula Uno.