FERIA DE SAN ISIDRO

FERIA DE SAN ISIDRO

Ginés Marín, puro y entregado, a hombros en su confirmación de alternativa

El joven espada extremeño Ginés Marín ha salido hoy por la Puerta Grande de la plaza de Las Ventas tras cortarle las dos orejas al sexto de la tarde, un gran toro de Alcurrucén al que ha cuajado una faena de clásica y entregada pureza.

El diestro Ginés Marín sale a hombros tras cortar dos orejas en la corrida de la Feria de San Isidro
El diestro Ginés Marín sale a hombros tras cortar dos orejas en la corrida de la Feria de San Isidro | Efe

Por fin, quince días después de que empezara la feria, se conjuntaron los astros he hicieron que se encontraran un gran toro y un gran torero, 'Barberillo' y Ginés Marín, que han competido por ver quien contribuía con mayor profundidad a la grandeza del toreo. Como casi todos sus hermanos, el excelente ejemplar de Alcurrucén ha tardado en mostrar su verdadera condición durante dos primeros tercios discretos, en los que no se empleó con la absoluta entrega que se guardó para su encuentro en solitario con su lidiador.

Y ya fue entonces, sin probaturas, con una fe absoluta en el toro y en sí mismo, cuando Ginés Marín le plantó cara con total sinceridad y una entrega recíproca desde el largo natural con que abrió la faena de muleta. A cada profunda embestida del fino ejemplar, ha respondido el joven extremeño con cabal un muletazo, templado y de largo dibujo, abarcándolas de principio a fin, desde el embroque hasta el remate, sin esconderse ni acortarlas en su ventaja. Pase a pase, con olés roncos como eco, entre toro y torero fueron redondeando una obra creciente en emoción y en temple, de velocidad cada vez más reducida, con "Barberillo" siguiendo hasta el último centímetro el recorrido que le marcaban los vuelos de la muleta que Marín manejó con precisión y generosidad. Contó también para crear tan mágico momento la clásica expresión artística del joven extremeño, que además recrearse en el toreo fundamental se gustó con la misma pasión en los pases de pecho, en las trincherillas, en los adornos y en un monumental cambio de mano que puso a toda la plaza en pie.

Y eso fue justo antes de que, tras una estocada volcándose, se le pidieran y concedieran a Marín, con rotundidad y unanimidad, esa dos orejas que abrían por primera vez a un torero de a pie en esta feria el ansiado umbral de la Puerta Grande, lo que le supone al novel el empujón definitivo hacia la primera fila en el mismo día de su confirmación de alternativa. Ya con su primero, que se apagó pronto, se había visto a Marín dispuesto y predispuesto, igual que se mostró también toda la tarde su coetáneo Álvaro Lorenzo, que asimismo ratificaba su doctorado, aunque sin que a éste le cupiera en suerte un toro tan completo.

Al contrario, el astado de la ceremonia del toledano se rebrincó y defendió con temperamento, soltando constantes cabezazos que no le amilanaron, pues se manejó sobrado de oficio y seguridad. Y en ese mismo aire de asentado temple se mostró con el quinto, que tuvo una docena de estimables embestidas antes de pararse, pero que sólo regaló como compensación a la entrega de su matador.

Antes del gran acontecimiento final ya había paseado El Juli una oreja por el anillo venteño. Padrino de las dos ceremonias -mató por eso los toros lidiados en segundo y cuarto lugares- al torero madrileño le correspondió el lote más compensado de la corrida, pues ambos le ofrecieron opciones de triunfo. Y ante los dos aplicó Julián López una misma fórmula lidiadora: la de atacar siempre, la de colocarse muy cerca -a veces en la pala del pitón- y con visible ansiedad para someterles y controlarles con un dominio apabullante.

Pero precisamente por eso, a muchos de los muletazos de Juli, tanto con uno como con otro, les faltó fluidez y les sobró tensión, ese punto de crispación que hizo que ambos animales protestaran y embistieran a empujones, y no con la claridad que apuntaron, a una muleta que no les dejó opciones ni respiros. Solo que, al revés que en años anteriores, cuando encontraba irremediablemente un crispado ambiente a la contra, El Juli disfrutó esta vez de una extraña complacencia de la mayoría del público, hasta el punto de que le pidieron esa oreja que el diestro llevaba tres años sin pasear por el ruedo de su "pueblo".

Ficha del festejo:

Seis toros de Alcurrucén, con seriedad, cuajo y muy astifinas defensas, además de la finura de hechuras y baja alzada de la mayoría. Completaron una corrida exigente y típica de su encaste Núñez: distraídos y hasta mansos en los primeros tercios, casi todos rompieron y tuvieron opciones en la muleta, dentro de su exigencia. Destacó sobremanera el sexto, de repetidas y profundas embestidas.

El Juli, de caldero y oro: estocada desprendida (oreja); pinchazo y media estocada trasera desprendida (ovación). Álvaro Lorenzo, de purísima y oro, que confirmaba la alternativa: estocada (ovación); estocada contraria (ovación).

Ginés Marín, de pizarra y oro, que confirmaba la alternativa: tres pinchazos y descabello (ovación tras aviso); estocada desprendida (dos orejas) Salió a hombros por la Puerta Grande.

Efe | Madrid | 25/05/2017

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.