FERIA DE SAN ISIDRO | 21 DE MAYO

FERIA DE SAN ISIDRO | 21 DE MAYO

Ferrera muestra a Madrid su gran momento con una obra maestra

Antonio Ferrera, como hiciera en Sevilla hace pocas semanas, mostró también en Madrid su extraordinario momento gracias a la obra maestra que él mismo se ingenió para cuajar a las mil maravillas al toro menos malo de la corrida de Las Ramblas, al que acabó cortando una oreja de mucho peso.

Ferrera muestra a Madrid su gran momento con una obra maestra
Ferrera muestra a Madrid su gran momento con una obra maestra | EFE

El olimpo del toreo tiene un nuevo huésped. Antonio Ferrera. El ibicenco, aunque extremeño de adopción, demostró en Madrid, como ya hiciera en Sevilla, que el año y medio que ha estado fuera de los ruedos por una grave lesión en el brazo derecho le ha servido, al menos, para volver ahora convertido en un auténtico doctor y catedrático en tauromaquia.


Porque es imposible estar mejor de lo que estuvo. Simplemente perfecto. Con la técnica por bandera, Ferrera logró torear de maravilla al quinto toro de una muy desigual corrida de Las Ramblas, tanto de edades, como de hechuras, caras, remates y comportamientos.


Fue éste astado, quizás, el menos malo del envío, también porque Ferrera lo entendió de cabo a rabo, dándole los pausas necesarias para afianzarlo, y, lo más importante, cogiéndole la altura perfecta para que el animal, que tuvo el defecto de no humillar, pareciera por momentos que hasta descolgaba en las inmaculadas telas del balear, que ya había empezado a calentar el ambiente con los palos.


Ese fue el secreto de la faena, iniciada al más puro estilo "cordobesista", es decir, andándole hacia los medios, pasándolo sin mirar, sin darse importancia, y rematando en la misma boca de riego con uno "de la firma". Cumbre. Efervescencia en los tendidos, que vibraron, y de qué manera, cuando Ferrera comenzó a torearlo por el derecho con un desmayo, un gusto y una torería extraordinaria.


Pero la faena "rompió" de verdad tras una soberbia tanta al natural de mucho temple y pulso, hondura y compás, y todo llevándole una cuarta más abajo de la media altura. Ahí estuvo la clave. En esa difícil facilidad con la que se le vio ante un astado por el que nadie hubiera apostado un duro y al que consiguió cuajar de "pe a pa" en una labor de ritmo creciente.


Un final de pintureros y aromáticos remates, un estoconazo arriba del que salió el toro sin puntilla, y la plaza se tiñó de blanco en demanda del doble trofeo, que el usía debió de atender dado el nivel con el que se está jugando este San Isidro. Pero no. El premio quedó en singular. El enfado de la parroquia con él, para qué contar.


Pero más allá de las orejas, lo importante, sin duda, fue la dimensión de figura del toreo que ofreció Ferrera, que ya había dejado la miel en los labios en su primero, que se desfondó enseguida, y en el que lo más notorio fue el tercio de banderillas compartido con sus dos compañeros de cartel, que también hicieron lo propio en sus respectivos primeros toros.


Los mismos, Padilla y Escribano, que, a pesar de la ausencia de toros propicios, anduvieron también a buen nivel durante toda la tarde, cada uno con su estilo.


Padilla, que no le quedó otra que abreviar con el moribundo primero, fue un torbellino en el cuarto, al que recibió con hasta cinco largas de rodillas, banderilleó con mucha suficiencia y con el que se puso también de hinojos para iniciar la faena de muleta. Lástima que el toro decidiera tirar la toalla a las primeras de cambio y rehuir cualquier afrenta del jerezano. Ahí acabó todo.


Y Escribano mostró su versión más templada con su lote, tanto con el "dromedario" tercero, que se apagó pronto, como con el becerrote que hizo sexto, con el que se jugó el tipo en un apretado "violín" al quiebro y por los adentros, y al que toreó, por momentos, hasta muy bien. Pero el animal, que apuntó calidad, se vino abajo enseguida y la faena, irrefrenablemente también.

Ficha del festejo:

Toros de Las Ramblas, de distintas edades, pelajes y hechuras, y de variado comportamiento. El noblote cuarto, el menos malo, aún sin humillar; el sexto tuvo tanta calidad como poco fuelle; sin raza ni fondo, segundo y tercero; el cuarto se rajó pronto; y el primero, moribundo y sin fuerzas.


Juan José Padilla, de frambuesa y oro: estocada tendida y trasera (silencio); y estocada trasera y descabello (ovación).


Antonio Ferrera, de verde esmeralda y oro: estocada caída (silencio); y gran estocada (oreja con fuerte petición de la segunda y bronca "al palco" por no concederla).


Manuel Escribano, de nazareno y oro: estocada tendida y desprendida (silencio); y metisaca muy abajo (palmas en la despedida)
La plaza rozó el lleno (20.159 espectadores) en tarde entoldada.

EFE | Madrid | 22/05/2017

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.