Publicidad

UPN Y PSN CARGAN CONTRA EL ALCALDE

El chupinazo de los Sanfermines de 2017, con polémica: el Ayuntamiento colgó la ikurriña

El Ayuntamiento de Pamplona ha colgado la ikurriña en el balcón del Consistorio quince minutos antes del lanzamiento del chupinazo de los Sanfermines de este año. La decisión del equipo de Gobierno municipal, presidido por EH Bildu, responde a la derogación este año en el Parlamento navarro de la Ley Foral de Símbolos.

Agencias | Madrid
| 06.07.2017 13:43

El tradicional chupinazo ha dado inicio este jueves a las 12 del mediodía a los Sanfermines de 2017, que sumergirán a Pamplona, con sus miles de vecinos y visitantes, en 204 horas de fiesta ininterrumpida con un programa de más de 400 actos hasta el 14 de julio. La vicepresidenta de la DYA, María Calado, y la voluntaria Paula Ramírez han prendido la mecha del cohete anunciador de las fiestas.

En un ambiente de enorme emoción, ambas han salido al balcón de la Casa Consistorial, acompañadas por el alcalde Joseba Asiron, segundos antes de las doce. Ante una plaza del Ayuntamiento a rebosar, Calado y Ramírez han pronunciado las palabras: 'Pamplonesas, pamploneses, iruindarrak ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín!'.

Sin embargo, la fiesta se ha visto empañada por la polémica: el Ayuntamiento de Pamplona colgó la ikurriña poco antes del chupinazo. Los portavoces municipales de UPN y PSN han criticado duramente al alcalde de la capital navarra, Joseba Asiron, mientras que Geroa Bai y Aranzadi, que sostienen el Gobierno de EH Bildu, han avalado la colocación de la ikurriña como muestra de la "pluralidad" de la ciudad.

El alcalde ha justificado la colocación de la ikurriña por la derogación de la ley foral de Símbolos y ha considerado que al colocar esta bandera junto con las enseñas oficiales "están representadas todas las sensibilidades políticas de Pamplona y es una magnífica noticia".

Sin embargo, el portavoz de UPN, Enrique Maya, ha subrayado que su partido ya ha registrado una demanda contra la colocación de la ikurriña y ha lamentado que "éste es Asiron, un hombre que dice que Pamplona es una ciudad en la que no todo vale, que es una ciudad seria, y luego coloca la ikurriña ilegalmente". Además, la formación regionalista ha criticado "las trampas del alcalde y su cobardía política por haber ocultado hasta 15 minutos antes su decisión"

Por su parte, la portavoz de Geroa Bai, Itziar Gómez, ha defendido que "poder ver en la fachada del Ayuntamiento las cincos banderas supone un reflejo de una Pamplona diversa y plural y en la que la diversidad que existe suma y es enriquecedora".

Por contra, la edil socialista Maite Esporrín ha indicado que "parece que a Asiron no le bastan dos sentencias en contra que le han dicho que ha cometido fraude de ley y tampoco le basta el informe del Consejo de Navarra y el informe de la Federación Navarra de Municipios y Concejos que dicen que no puede mostrar la ikurriña". "El alcalde demuestra una vez más que no gobierna para todos, gobierna para los suyos, para los que piensan como él", ha criticado.

Finalmente, el edil de Aranzadi Armando Cuenca ha afirmado que "existe una parte de la ciudadanía de Pamplona que se siente identificada con la ikurriña y representar esa pluralidad una vez al año no me parece una mala idea, sobre todo pensando también a futuro". "Hay que abrir esto a mayores espectros, por ejemplo la comunidad ecuatoriana es bastante grande y es posible que nos pida a este Ayuntamiento o al siguiente el mismo gesto institucional, que tiene que ser tan normal", ha indicado.