Con gran ilusión, decenas de personas han pasado la noche a las puertas del Teatro Real de Madrid. Ya es tradición para muchos vivir el sorteo de la Lotería de Navidad en directo. Vienen de todas partes de España y combaten como pueden el frío, aunque el chocolate caliente y los churros les ha ayudado a combatirlo. Risas, chistes y villacincos han hecho más amena la larga espera.