Publicidad

LA OPINIÓN DE ÓSCAR VÁZQUEZ

Más difícil todavía

Sánchez juega con dos barajas, una en su mano derecha y otra en la izquierda, para mantener la ilusión viva hasta el último suspiro allá por los primeros días de marzo. Será una titánica tarea porque los naipes de esas dos barajas no admiten mezclas y ninguno de los escenarios posibles se antoja fácil.