Los de Win Butler y Régine Chassagne han exhibido un show fastuoso que ha arrancado con una instrumental 'Reflektor', single del último trabajo homónimo de la banda, que ha deleitado a un público entregado en una suerte de 'crescendo' aderezado con temas extraídos de sus cuatro álbumes.

Si en una espléndida 'Reflektor' músicos y fans han calentado motores, los canadienses han puesto todos sus riffs de guitarra en el asador, y en 'Neighborhood#3' los decibelios ya han comenzado arriba de todo.

El grupo, que algunos sitúan como la mejor banda del momento, ha surtido a los presentes de buenas dosis de ritmos bailables, inequívocos guiños al vocabulario 'new wave' y aromas de músicas haitianas que llenan los temas del último trabajo, producido por James Murphy (LCD Soundsystem).

En general, un concierto con muchos guiños a la ciudad de Barcelona que el cantante ha recordado como muy bella y especial, tras su primera parada casi una década atrás para presentar 'Funeral', y un lugar apetecible para vivir, ha dicho.

La banda multinstrumental ha seducido a un público al que ha hecho vibrar con la mítica 'No cars go', la melódica 'The suburbs' y la explosiva 'Ready to start'. La terapéutica y sensual 'Afterlife', servida con el aperitivo del pop sintético de 'We exist', ha protagonizado uno de los momentos clímax del concierto, en que la banda de Win Butler ha demostrado que su último trabajo se ha hecho con un paradigma sonoro, con temas para la danza desenfadada y otros para la reflexión armónica.

Después de una seductora 'Sprawl II' ha sido el turno de 'Normal person', con la que los canadienses han subido un grupo de cabezudos a escena para amenizar una fiesta en la que no han faltado los cañones de confeti, sus características transiciones y subidas de ritmo a mitad de las canciones y múltiples coros entonados a un radio de más de medio kilómetro.

Una triunfante 'Wake up' ha puesto el broche de oro de un concierto épico en que la audiencia ha entronizado a los canadienses que han iniciado la recta final del show con 'Here comes the night time' a ritmo de batucada.

La maquinaria de Queens Of The Stone Age
Previamente al triunfo de los canadienses, la maquinaria de Queens of the Stone Age ha vuelto engrasada a Barcelona, ciudad en la que no actuaba desde hace seis años.

El cantante y guitarrista estadounidense Josh Homme

 

Con un set basado en sus últimos álbumes, dejando prácticamente aparcados los primeros discos, la banda comandada por Josh Homme ha mostrado una vez más su rock desértico con temas como la coreada 'No one knows' o las vibrantes 'Go with the flow' e 'In my head'.
Los californianos se muestran cómodos con el repertorio de su último trabajo, '...Like clockwork', que ha protagonizado el grueso del repertorio