Armin Van Buuren

Publicidad

HA CONGREGADO A 70.000 PERSONAS

Dream Beach llega a su fin con Armin van Buuren como gran reclamo

Dream Beach, el festival de música electrónica que comenzó el viernes en una pequeña localidad almeriense, llega a su fin con Armin van Buuren, considerado entre los mejores DJs del mundo.

EFE | Madrid
| 10.08.2014 11:02

El Festival de música electrónica Dream Beach, que se celebra desde el viernes en la pedanía de Villaricos de Cuevas del Almanzora (Almería), localidad que ha pasado de sus 400 vecinos habituales, 9.000 en verano, a congregar a más de 70.000 personas, llega a su fin con Armin van Buuren como gran reclamo de la última jornada.

El único artista que ha conseguido ser considerado mejor DJ del mundo en cinco ocasiones -cuatro de ellas consecutivas-, cerrará de facto este evento con una de las últimas actuaciones previstas, en la que durante dos horas hará vibrar a un público apasionado capaz de todo por ver al DJ de los Países Bajos.

Es el caso de José Patricio y José Luis, dos jóvenes gaditanos que han acudido por primera vez, junto a otros cuatro amigos, al Dream Beach únicamente para disfrutar del sonido trance de Van Buuren. Tanto es así que, aunque la actuación del DJ está prevista para las siete y media de la mañana, a las nueve de la noche ya lo esperaban frente al escenario.

Dos de los acompañantes de estos jóvenes lucían las populares máscaras de Guy Fawkes de 'V de Vendetta'. Un ejemplo más de los complementos como pelucas, gafas de sol, sombreros, o incluso una caja de cartón para ocultar la cara, que lucen los "festivaleros" durante el Dream Beach.

Jesús, llegado desde el País Vasco, asegura entusiasmado que "Villaricos es la Catedral de la música electrónica" y espera, como muchos, al resto de platos fuertes de la última noche del Dream Beach: 'Knife Party', 'I am legion' y Richie Hawtin, los principales reclamos junto a Armin van Buuren, sin olvidar a Netsky Live y 'W&W', que actuarán en exclusiva para España en este evento.

Jessica, una joven que trabaja en uno de los puestos de bebidas, reconoce que aunque "es cansado, sobre todo al principio, cuando se mezclan todos los sonidos se olvida" y asegura que "anoche hasta las siete de la mañana hubo un gentío, pudieron pasar por aquí más de 6.000 personas". Las escenas a lo largo de la tarde noche cambian.

A primera hora, los "festivaleros" continuaban medio aletargados en las zonas de acampada y en los aparcamientos del Dream Beach, improvisados dormitorios para algunos en los que reponer fuerzas para una larga noche iluminada por la luna llena y testigo de la lluvia de las Perseidas.

Junto a las estrellas fugaces, en el espacio aéreo dan vueltas un parapente y un dron, ambos con el objetivo de grabar lo que ocurre en un recinto de 80.000 m2 que prácticamente se queda corto ante un público procedente de todos los puntos de España, Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Arabia Saudí...

Unos aficionados internacionales como Jamie, un inglés que junto a dos amigos grita con todas sus fuerzas que este festival es "big, incredible" mientras se pone a bailar para demostrar qué es lo que ha venido a hacer a Villaricos.

Para ellos, la organización ha montado una "pequeña ciudad para dos días" en la que no faltan enchufes, duchas, aseos, etc. Pero lo importante para estos "festivaleros" es sin duda el sonido, y ahí no han quedado defraudados.

Nada más y nada menos que 450.000 vatios de sonido, 600.000 vatios de iluminación y 200.000 vatios de vídeo han sido puestos a su servicio. El Dream Beach cuenta con 68 dispositivos K1 de LG Electronics, unos instrumentos que garantizan la mayor nitidez de sonido de los que sólo hay disponibles en España 51 de su tipo, por lo que el resto han tenido que ser traídos desde Francia e Italia.

Pero no sólo los devotos de la música electrónica han pasado por el recinto. También lo ha hecho, por ejemplo, José de Haro, concejal de Festejos, que califica al evento de "impresionante" y celebra la "mejor organización" respecto a la edición previa.

El alcalde de Cuevas del Almanzora, Jesús Caicedo, es otro de los que muestra su alegría por la repercusión del Dream Beach. "Hoy Cuevas, Villaricos y la comarca del Levante son el número uno mundial de la música electrónica", ha mantenido.

Caicedo ha señalado que en esta edición han participado "cabezas de cartel en Estados Unidos", como Snoop Dog Aka Snoop Lyon, que en la primera jornada concentró al grueso de los asistentes, y que "no sólo los críos conocen Villaricos, cada uno de sus padres la conoce también y eso es una difusión enorme".

La noche sigue, despierta por los movimientos de las estrellas, la música con niveles de sonido casi impensables, y una tierra sacudida por cada uno de los pasos de baile de los "festivaleros". Una prueba más de la buena salud que goza un Dream Beache que según los del lugar, "eligió a Villaricos para asentarse".