El autoproclamado Estado Islámico se ha convertido en una siniestra organización que trata de exportar el terrorismo en todas las direcciones.