Este jueves es el tercer encierro de San Sebastián de los Reyes. Las fiestas se encuentran en el ecuador y en el encierro salen disparadas las reses bravas de la Ganadería de Guadalest que pastan en Toril, Cáceres. Más de mil personas ocupan las gradas para disfrutar del espectáculo del encierro.

Durante el encierro ha acompañado al periodista Javier Gallego, el novillero Antonio Catalán Toñete. Sin tener ningun familiar taurino se metió de lleno en el mundo del toro.

Toñete asegura ante la insólita situación que protagoniza, que el mundo del torero es muy grande porque cuando la pasión se te mete en el cuerpo "da igual de donde venga uno".

El instinto torero de Toñete empezó viendo una corrida de rejones por la televisión. Aunque reafirma que antecedentes en su familia "ninguno".

Respecto a la novillada que protagoniza este tercer encierro, Toñete asegura que es una novillera muy buena, además de haber tenido la suerte de conocer al ganadero, por lo que ya conoce a esta ganadería y está "muy contento" de anunciarse con ella y más en una "feria tan importante como lo es la de Sanse".

"Es una ganadería muy brava. Los novillos están fuertes, preparados y creo que pueden dar un encierro interesante", explica el novillero. Algo que tampoco es muy habitual es ver a los toros antes de lidiarlos y el novillero asegura que no es partidario de verlos pero que este jueves "ha sido una excepción".