La carrera daba comienzo, esta vez sin presencia de toros y mozos, los cabestros han salido a correr por las calles. Esto es solo un ensayo, pero todo tiene que salir a la perfección. Por eso, los corraleros llevan varios días trabajando con los mansos. "Les tratamos un poquito, hablándoles con mucha calma sobre todo para que conozcan las voces y no se pongan excesivamente nerviosos", explica uno de los corraleros.

Minutos antes de la salida, los animales esperaban inquietos el comienzo de la marcha. Estos bueyes van a salir de la plaza de toros para hacer el sentido inverso del recorrido habitual. El objetivo principal es que los animales se familiaricen con el trayecto.

820 metros de recorrido en los que los operarios ultiman los detalles. Cerca de 500 efectivos, entre policía y personal sanitario, velan por la seguridad del público y de los corredores. Un miembro de Protección Civil asegura que "está distribuido un puesto de asistencia santaria cada 40 metros, como máximo una ambulancia; y cada 25 metros en ambos sentidos de la manga un puesto de asistencia sanitaria".

Para garantizar la seguridad se ha cambiado el horario. Este año las carreras pasan de las 8 a las 11 de la mañana. El director del encierro ha explicado las razones: "Eliminamos a la gente que va de borrachera de la noche, ya que antiguamente teniamos que tener a mucha gente del dispositivo de proteccion civil sacándoles del recorrido".

El segundo festejo popular taurino más importante de nuestro país comienza el próximo martes y podrán disfrutarlo en directo en Antena 3.