Publicidad

ELECCIONES EN ANDALUCÍA 2012

El PP gana en Andalucía pero no alcanza la mayoría absoluta necesaria para quitar el poder al PSOE

El Partido Popular no ha logrado la mayoría absoluta en las elecciones en Andalucía y se queda a 5 diputados de lograr su objetivo: arrebatar el gobierno a José Antonio Griñán. Los socialistas andaluces logran 47 parlamentarios y todo apunta a que unirán sus fuerzas a Izquierda Unida, con 12 escaños, para mantener el gobierno.

Sonia López Tello | Madrid
| 26.03.2012 07:05

El Partido Popular ha logrado ganar por primera vez en Andalucía, pero no le servirá para formar gobierno. Los resultados le han dejado lejos de la mayoría absoluta que necesitaba para quitar el poder a José Antonio Griñán, quien puede mantenerse en la Junta gracias al apoyo de Izquierda Unida.

De esta manera, la izquierda logra resistir en Andalucía. Tras un recuento de infarto, los datos han quedado así: el PP logra 50 diputados, el PSOE consigue 47 escaños e Izquierda Unida, la gran triunfadora, logra 12 parlamentarios. El trasvase de votos ha sido favorable a esta última agrupación. De los nueve escaños perdidos por los socialistas, seis han ido a parar a Izquierda Unida.

La izquierda resiste en Andalucía y el PSOE mantendrá su bastión gracias a IU

Estos resultados han dado la espalda a prácticamente todas las encuestas conocidas en la precampaña y campaña electoral que otorgaban al PP una mayoría absoluta o lo situaban al borde de ésta, algo que Javier Arenas necesitaba para gobernar Andalucía después de 30 años de ejecutivos socialistas. Una inédita y amarga victoria para los populares andaluces, que se han dejado 450.000 votos con respecto a los resultados de las elecciones generales del 20-N.

Se ha notado esta decepción en las primeras palabras de los populares. Javier Arenas, que ha querido destacar la primera victoria popular de la historia en Andalucía, ha asegurado que "el partido actuará como lo que es, la primera fuerza en Andalucía, desde la humildad".

En la sede socialista el ambiente era totalmente distinto y se respiraba una sensación de dulce derrota. Después de los malos augurios, José Antonio Griñán se felicitaba y ha asegurado estar orgulloso porque el PSOE "ha dado otra vez la vuelta a las encuestas".

Los socialistas ha pagado a un precio más bajo del esperado la factura de escándalos de corrupción como el de los ERE y la tasa de paro de un 31% que azota a la comunidad autónoma. Pero las primeras medidas del gobierno de Mariano Rajoy no parecen haber convencido a los andaluces, que han depositado su confianza de nuevo en la izquierda, a pesar de haber convertido por primera vez al PP en primera fuerza.

El dato de participación ha sido otro de los grandes derrotados de la jornada. Andalucía ha registrado el segundo peor dato de participación de su historia, con un 62,17%, diez puntos por debajo del registrado en 2008.