Los vecinos de Fuentepelayo, en Segovia, no soportan el hedor que se desprende de una planta de compostaje.