Ignacio Aguado ha admitido que el 'caso Ballarín' "no huele muy bien" en general y le genera "bastante" incertidumbre, aunque ha manifestado que no ha sido uno de los asuntos tratados en su reunión con Cristina Cifuentes. Aguado ha advertido de que una hipotética imputación impide de forma automática cualquier tipo de negociación y pactos posteriores, por lo que ha adelantado que tratará el tema con ella en la próxima reunión.