Ibon Muñoa fue uno de los primeros condenados por el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Le cayeron 33 años por colaborar con el comando y darle cobijo. Mientras, José Luis Geresta, quien sujetó al concejal mientras era asesinado, fue encontrado con un tiro en la sien. La versión oficial es que se trató de un suicidio, pero su familia lo pone en duda.

Irantzu Gallastegi, alias 'Amia' y pareja de Txapote, jefe del comando, también fue condenada junto a él. 'Txapote' se ha enfrentado a los tribunales hasta en 50 ocasiones desde su detención en Francia en 2001 y acumula más de 600 años de condena. Amaia y 'Txapote' tardaron más de nueve años en ser juzgados por el crimen de Miguel Ángel Blanco.

Mari Mar Blanco, hermana de Miguel Ángel, recuerda que durante el juicio no le miró a la cara, sino a sus manos "manchadas de sangre", y le tranquilizaba que "en el fondo estaban muertos de miedo". Miguel Ángel Carballo, fiscal de la Audiencia Nacional, recuerda que fue la primera vez en su vida en la que ellos se enfrentaron a un ambiente hostil. En el momento de dictar la condena, Carballo subrayó que se juzgaba un asesinato especialmente emotivo, mensaje por el que fue ovacionado.

Fueron condenados a 50 años de cárcel cada uno, la máxima pena de cárcel, y nunca han mostrado arrepentimiento.